0

Pavo guisado con higos y vino de Marsala

¡Hola gamberros! Los higos son los protagonistas de muchas de nuestras mesas durante los meses estivales y estos primeros comienzos del otoño y yo me pregunto por qué no integrarlos, también, en nuestros platos.  Hoy, vamos a elaborar un pavo guisado con higos y vino de Marsala que es una verdadera maravilla.

La combinación puede parecer extraña pero os prometo que es un acierto total. ¿Os animáis a prepararlo?

Pavo guisado con higos y vino de Marsala

Pavo guisado con higos y vino de Marsala

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 solomillos de pavo
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 8 higos secos
  • 300 ml de vino de Marsala
  • 200 ml de caldo de pollo
  • ½ limón
  • 1 golpe de canela
  • 1 rama de romero
  • Sal
  • Pimienta
  • AOVE (Aceite de oliva virgen extra)

Para terminar el plato:

  • 8 higos frescos
  • Nibs de cacao (Opcional)
  • Flores de cebollino (Opcional)
  • Caléndulas (Opcional)

Modo de elaboración:

Comenzamos cortando el solomillo en trozos generosos. No los cortéis muy finos porque al ser una carne con muy poco contenido en grasa corremos el peligro de que quede seca. Lo salpimentamos. Doramos el pavo una cazuela baja con un poco de aceite. Luego el pavo cocerá unos minutos así que la finalidad de este paso únicamente es dorar el pavo, no hacerlo en su interior. Lo retiramos a un plato y lo reservamos. Observaremos que en el fondo de nuestra cazuela están los jugos del pavo caramelizados y vamos a recuperar todo este sabor incorporando la cebolla cortada en brunoise y los ajos laminados. Añadimos más aceite si creemos que es necesario. Los sofreímos lentamente. Veréis como los jugos del pavo pasan de estar en el fondo de la cazuela a integrarse con nuestras verduras. No debemos tener prisa en este paso. Cuando nuestra cebolla esté bien dorada añadimos el vino de Marsala, el caldo, los higos secos y la rama de romero. Dejamos que reduzca tranquilamente a la mitad.

Una vez nuestra salsa haya reducido, le retiramos la rama de romero y le agregamos un toque de canela y el zumo y la ralladura de medio limón. Lo trituramos todo hasta que la salsa quede bien fina. Lo ponemos a punto de sal y de pimienta.

Llevamos, nuevamente, la salsa al fuego y cuando empiece a hervir le incorporamos los trozos de pavo que teníamos reservamos. Dejamos que hiervan a fuego medio-bajo durante 5-6 minutos. Ya sabéis que el pavo hay que comerlo bien hecho así que os recomiendo que abráis uno de los trozos para comprobar que no está crudo.

Servimos el pavo con abundante salsa y acompañado de los higos frescos, los nibs de cacao y las flores. Veréis como este es uno de esos platos que vais a repetir muchísimas veces porque está muuuuuy rico.

¡Que aproveche gamberros!

Pavo guisado con vino de Marsala e higos

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *