2

Sopa fría de melón

Plato de sopa fría de melón con una loncha de jamón ibérico.

¡Hola gamberros! Es genial cocinar con productos de temporada y no hay nada más veraniego que el melón así que hoy vamos a utilizar esta fruta como ingrediente principal de una sopa fría que es perfecta para los días más calurosos de la temporada estival. Además no vamos a tener que encender ni un solo fuego para prepararla. Nuevamente os recomiendo que los ingredientes sean de primera calidad porque lo notaréis mucho en el resultado. Por eso mismo me he ido al Mercado de Santo Domingo y me he llevado un melón bien bonito, y algún que otro producto más, de uno de los puestos de frutas y verduras. Bueno gamberros, ahora solo nos queda cocinar. ¿Os venís conmigo?

Sopa fría de melón

Plato de sopa fría de melón con una loncha de jamón ibérico.

Ingredientes para 6 personas:

  • 500 g de melón bien maduro
  • ¼ de cebolla fresca
  • 1 pepino mediano
  • 1 diente de ajo
  • Una rebanada de pan de unos 3 dedos de grosor
  • Vinagre de Jerez al gusto
  • Una cantidad generosa de AOVE (Aceite de oliva virgen extra)
  • Sal
  • Jamón ibérico (Opcional)

Modo de elaboración:

Vais a alucinar con lo sencilla de elaborar que es esta receta. Cortamos el melón sin piel ni pepitas en trozos y lo ponemos en un bol. Picamos en ese mismo recipiente el pepino sin piel, la cebolla y el ajo. Rompemos el pan y lo incorporamos al resto de los ingredientes. Añadimos vinagre al gusto, un poco de aceite de oliva virgen extra y sal. Lo mezclamos todo bien. Ahora tenéis dos opciones dependiendo de la prisa que tengáis a la hora de preparar el plato y comer. Podéis triturarlo directamente o podéis filmar el bol y dejarlo de un día para otro de manera que todos los sabores se integren y quede mucho más sabroso y luego triturarlo.

A la hora de triturarlo os aconsejo que os toméis vuestro tiempo para que quede una textura sedosa y agradable. En el último momento de triturado incorporadle otro poco de aceite de oliva virgen extra. Veréis como la mezcla monta dejando la sopa con una textura alucinante. Acordaos de rectificar tanto de sal como de vinagre para que los sabores estén bien equilibrados.

Antes de servirla podéis colarla o servirla así directamente. Lo que si es necesario es que la sopa esté bien fría. Yo la he acompañado de jamón, unas gotas de aceite de oliva virgen extra y unos pétalos de caléndula. ¿Os animáis a prepararlo?

¡Que aproveche gamberros!

Plato de sopa fría de melón con una loncha de jamón ibérico.

Salt&Pepper

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *