2

¿Cómo sacarle partido a una trufa?

Trufas

¡Hola gamberros! Las trufas son uno de esos placeres maravilloso que nos ofrece la tierra pero tiene el inconveniente de que son verdaderamente caras. Hoy os voy a enseñar a sacarle el máximo partido a una trufa. De esta forma veréis como por el mismo precio el aroma de la trufa llega a muchos de vuestros platos.

Huevos trufados

Os voy a confesar que si hay algo que me vuelve loco son los huevos trufados fritos. Ahora hay la oportunidad de adquirirlos en el propio mercado pero aprovechando que tenemos una trufa fresca, os voy a enseñar a trufarlos vosotros mismos.

Utilizaremos un recipiente de cierre hermético para que los aromas se mantengan en el interior. En la base del recipiente ponemos 2 papeles de cocina para que absorban la humedad. Colocamos los huevos encima. Os recomiendo utilizar huevos camperos. Cuanto mejor sea el huevo, mejor será el resultado. Ponemos, nuevamente, un papel de cocina y encima colocamos nuestra trufa. De esta manera la trufa no estará en contacto directo con la cáscara de huevo. El papel de cocina es poroso por lo que los aromas circularán libremente por nuestro recipiente. Lo cerramos con papel plástico y con la tapa hermética. Lo dejamos en la nevera entre 2 y 4 días.

Mientras la trufa se encuentra trufando los huevos no hay ningún problema en sacar la trufa e irla utilizando siempre y cuando la devolvamos al recipiente.

Una vez transcurridos los días de rigor os recomiendo freírlos en abundante aceite. La yema tendrá un intenso sabor a trufa. ¡Son un verdadero placer!

¿Trufamos arroz?

Aunque el arroz trufado resulte menos tradicional y algo más desconocido, os recomiendo encarecidamente que lo probéis porque es espectacular.

Ponemos en la base de un recipiente de cierre hermético una buena cantidad de arroz de buena calidad. Colocamos encima la trufa y cerramos el recipiente de manera hermética. Lo dejamos en la nevera entre 2 y 4 días. El arroz es poroso y absorberá todos los aromas de la trufa. Este arroz es perfecto para elaborar un tradicional risotto de setas.

Risotto tradicional de setas acompañado por unos piñones tostados y una crujiente teja de Parmesano rematada con cebollino.

¿Cómo utilizar la trufa?

Hay muchas recetas tradicionales en las que la trufa se utiliza durante el cocinado. Yo he descubierto en los últimos años que si quiero que un plato conserve todo el aroma de nuestra maravillosa trufa, es infinitamente más efectivo rallarla en el último momento sobre el plato caliente. Si cocinamos la trufa pierde aroma y sabor, mientras que si la rallamos en el último momento sobre un plato caliente el propio calor extrae todos los aromas y el sabor de la trufa.

¿Cómo conservar la trufa?

Lo importante para conservar la trufa es evitar que tenga demasiada humedad por lo que es recomendable poner en la base del recipiente donde vayamos a colocar la trufa una cama de arroz. El arroz absorberá la humedad y conseguiremos que la trufa se conserve por más tiempo en un estado óptimo.

Si tenéis la suerte de que alguien os regale unas cuantas trufas y no podéis gastarlas en un plazo corto de tiempo, os aconsejo que las congeléis. Es preferible que estén congeladas a que dejéis que vayan perdiendo el aroma poco a poco en la nevera. Para utilizar la trufa congelada únicamente tendréis que sacarla del congelador y rallarla directamente en el plato que consideréis oportuno. Luego la podéis devolver al congelador hasta la próxima vez que la utilicéis.

Bueno gamberros, espero haber despejado todas vuestras dudas con respecto a la trufa y que hayáis descubierto la mejor forma de sacarle partido a este producto genial que le da un toque tan especial a nuestros platos.

Salt&Pepper

2 Comentarios

    • ¡Muchas gracias Marta!¡Me alegro que te guste!
      Ahora mismo le voy a echar un vistazo a tu blog.
      ¡Saludicos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *