2

Pechuga de pollo con salsa de acelga y queso del roncal

Pechuga d epollo sobre salsa de acelga y queso del Roncal.

¡Hola gamberros! La semana pasada recibí una masterclass de despiece de pollo y esta semana voy a aprovechar una de las partes más delicadas de este noble ave: las pechugas. Es una pieza complicada de cocinar porque debe estar bien hecha por dentro pero a la vez debe conservar todos sus jugos para que no resulte seca. Hoy os voy a dar todos los secretos para que el pollo esté bien jugoso. Además, lo vamos a acompañar de una salsa que es toda una institución en mi casa: la salsa de acelga y queso del Roncal.

Lo primero es llenar nuestra cesta con buenos productos. Yo he hecho una escapada al Mercado de Santo Domingo y me he traído un pollo campero bien bonito. Lo he despiezado (Pinchar aquí para ver cómo se despieza un pollo paso a paso) y he optado por cocinar las pechugas. ¿Cocinamos?

Pechuga de pollo con salsa de acelga y queso del Roncal

Pechuga d epollo sobre salsa de acelga y queso del Roncal.

Ingredientes para 2 personas:

  • 2 pechugas de pollo campero (con piel si es posible)
  • 4- 6 hojas de acelga (dependiendo del tamaño)
  • 200 ml de leche evaporada
  • 1 cuña majetona de queso del Roncal (O de vuestro queso favorito)
  • 1 cebolla dulce
  • Tomatitos cherry
  • AOVE (Aceite de oliva virgen extra)
  • Orégano fresco
  • Sal
  • Pimienta

Modo de elaboración:

Al utilizar las pechugas con piel voy a cocer la pechuga y luego darle un toque de lancha para dorar la piel. Ponemos a cocer el pollo en agua con sal y pimienta durante 18- 20 minutos dependiendo del tamaño de la pieza. Dejamos que se enfríe lentamente en un plato a temperatura ambiente. De esta forma se redistribuirán los jugos y quedará mucho más jugosa.

Por otro lado vamos a elaborar la salsa. En esta ocasión vamos a retirar las pencas. Es una receta que suelo elaborar cuando utilizo las pencas para una elaboración y me quedan las hojas huérfanas. Por supuesto no tiréis las pencas que están deliciosas cocidas y con un buen aceite de oliva virgen extra, con bechamel o guisadas con patata.

Comenzamos pochando la cebolla cortada en juliana (en tiras) en una sartén con aceite de oliva virgen extra. Tened paciencia y sofreírlo a fuego lento hasta que esté bien blandita. Una vez la cebolla tenga la textura indicada, subimos el fuego e incorporamos las hojas de acelga lavadas y muy bien picadas. Añadimos la leche evaporada y rallamos queso al gusto. Dejamos que hierva todo junto durante 5 minutos. No lo estéis cociendo durante más tiempo porque la acelga perderá su precioso color verde. Lo trituramos hasta que tenga una textura bien fina. Lo colamos y lo ponemos nuevamente en el fuego para darle un hervor y que recupere el color. Hasta ahora no le hemos puesto sal porque el queso también sazona nuestra salsa pero os recomiendo que lo probéis y rectifiquéis de sal si es necesario.

Ha llegado el momento de terminar el plato. Marcamos la pechuga de pollo en una sartén con aceite de oliva virgen extra muy caliente. Recordad que la misión de este toque de plancha es simplemente dorar la piel y que debe ser muy rápido para que no se nos cocine en exceso la pechuga.

Terminamos el plato poniendo una cantidad generosa de salsa en el fondo, colocamos la pechuga trinchada encima y le incorporamos unos tomatitos cherry cortados a la mitad y unas hojas de orégano frescas que le darán un punto muy fresco a todo el conjunto.

Espero que os guste el plato que os he propuesto en el que se reúne el sabor y el color combinado con la salud. ¿Quién ha dicho que no se puede comer saludable y rico?

¡Qué aproveche gamberros!

Pechuga d epollo sobre salsa de acelga y queso del Roncal.

Salt&Pepper

2 Comentarios

    • ¡Muchas gracias Carmen!
      Me alegro mucho que te haya gustado. Ya me contarás qué tal te queda la receta si te animas a prepararla.
      ¡Saludicos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *