0

Verduras de primavera

¡Hola gamberros! Sin ninguna duda la primavera es la estación más interesante en cuestión de verduras. Hoy vamos a repasar las verduras más emblemáticas de esta estación para que sepamos que vamos a encontrarnos en los puestos del Mercado de Santo Domingo. Recordad que comprar y cocinar según la temporada es síntoma de calidad.

Guisantes tiernos

Reconozcámoslo, es una verdura francamente cara pero realmente deliciosa. Esta leguminosa que consumimos verde tiene un sabor elegante, fresco y dulzón. Es genial consumirla cruda, (recién sacada de la vaina) o ligeramente escaldada. Es cierto que, posiblemente, sea una de las verduras mas incomprendidas del panorama verdulero. A menudo está destinada a ocupar un papel secundario en los platos, relegada a acompañar productos principales como la carne o el pescado. Con asiduidad se cocinan en exceso y esto se traduce en una textura harinosa totalmente opuesta al maravilloso  frescor del guisante escaldado. Si vosotros sois de los que apartáis los guisantes con el tenedor poniendo cara de pocos amigos os recomiendo darle una segunda oportunidad al humilde y carísimo guisante tierno dándole una cocción breve o nula. Creedme, vuestra vida va a cambiar.

Espárragos verdes

Ahora estaréis pensando que espárragos verdes hay todo el año en la estantería de vuestro supermercado pero lo cierto es que no tienen nada que ver con los espárragos verdes de temporada. Las características de los espárragos verdes de temporada son un dulzor absolutamente maravilloso y una textura acuosa que lo convierten en un vegetal único. Se pueden elaborar de muchísimas maneras. Cuando yo era pequeño, recuerdo que mi padre los cortaba de la huerta y yo me los comía crudos y recién cortados. ¡Eran deliciosos! Aunque ahora no tengo la oportunidad de darme ese capricho, cuando el espárrago es fino, me encanta consumirlo crudo, ligeramente escaldado o salteado brevemente en una sartén con un buen AOVE. Los espárragos más gorditos se pueden cocer, guisar o hacer al vapor. Los tiempos de cocinado varían muchísimo según el tamaño del espárrago. Yo os aconsejo no cocinarlo en exceso. Un espárrago verde bien cocinado tiene una de las texturas más increíbles del mundo vegetal. No os perdáis esta experiencia.

Tirabeques o bisaltos

Perdonad que os emplace nuevamente a los días de mi infancia pero los tirabeques me traen muy buenos recuerdos. Esta leguminosa es una planta trepadora y un poco invasiva que yo tenía en la valla de mi jardín. Para nosotros era muy habitual coger los tirabeques y comérnoslos crudos. Aunque son leguminosas se consumen con la propia vaina.  Son crujientes y dulces. Tienen un sabor que se asemeja a los guisantes. A mi, personalmente, me vuelven loco. Comedlas en crudo o escaldadas ligeramente. Intentad no cocinarlas en exceso porque se vuelven blandas y grisáceas. Son geniales como contrapunto crujiente en una menestra de verduras o servidas en ensalada ligeramente escaldadas y aderezadas con zumo de limón sal, AOVE y sal en escamas. ¡Riquísimos!

Habas

Os voy a confesar que durante muchos años he odiado esta leguminosa hasta que un día descubrí que lo que no me gustaba era la forma en la que se preparaba. Ahora las adoro. Considero que durante muchos años se ha maltratado este gran producto. Y la verdad es que cuanto más sencilla es la elaboración de las habas, más ricas son. Volvemos nuevamente a hablar de cocciones. El haba se puede comer perfectamente cruda, de hecho considero que es como más ricas están. Por esta misma razón os recomiendo que las cozáis muy ligeramente para que mantengan su interior jugoso y ese frescor con un toque dulce tan característico de este producto. Si os excedéis con la cocción aparecerán tonos amargos muy desagradables. Por cierto, nunca entendí como la gente se comía la vaina de las habas. Tenían una textura vellosa que recordaba al terciopelo… Hace poco descubrí que las vainas jóvenes no tenían ese problema y que las que eran muy grandes estaban realmente ricas en crema o en tempura.

Espárragos blancos

A estas alturas no es ningún secreto que soy un gran fan de los espárragos blancos frescos. ¡El oro blanco de Navarra! Se pueden encontrar frescos en Abril y Mayo aunque hay espárragos en conserva con una magnífica calidad. Su precioso color blanco se debe a que se recolectan cuando están bajo tierra por lo que no les da la luz del sol. Es maravilloso crudo y cortado en finísimas tiras a modo de carpaccio, cocido en su punto justo, a la brasa y fritos. Además, el caldo de cocción tiene un sabor realmente delicioso y se puede tomar tanto solo como usarlo para hacer una deliciosa sopa.

Perrechicos

Lo sé, los perrechicos no son verduras pero no podía hablar de la primavera y no mencionar estas perfumadísimas setas que, lo confieso, son mis favoritas. Tienen un sabor intenso a sotobosque y un aroma realmente espectacular. No hace falta mucha cantidad para aromatizar un plato aunque si podemos permitirnos comprar una buena cantidad, os recomiendo comerlas, simplemente, salteadas con unos ajos y acompañando unos huevos fritos. Impresionante.

Seguro que me dejo un montón de ricas verduras de temporada pero creo que estas son las que marcan el ritmo y el sabor de la estación.

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *