0

El huevo perfecto

¡Hola gamberros! ¿Existe algo más sencillo y más versátil que un huevo? Todos estamos de acuerdo con que si los huevos fueran caros, estarían considerados un producto gourmet. ¡Son una verdadera joya! Hoy vamos a dar rienda suelta a la versatilidad de nuestros amigos los huevos. Hoy vamos a explicar las diferentes formas clásicas en las que se puede cocinar un huevo. Comenzaremos pro unos clásicos huevos pasados por agua.

Huevos pasados por agua

Lo característico de los huevos pasados por agua es que la clara queda cuajada mientras que la yema queda líquida.

Se deben cocinar por espacio de 2 a 3 minutos, con el agua hirviendo. Para que la clara quede cuajada y la yema semilíquida, cocinar de 4 a 5 minutos.

Huevos duros

Hay dos formas de cocinarlos. Si quieres que el huevo quede con la yema y la clara bien cortadas, pero en la parte central esté algo suave o cremoso, introdúcelos en agua fría, y cuando empiece a hervir, cocina de 6 a 8 minutos.

Para obtener un huevo duro completamente, entonces el procedimiento es cubrirlo con agua fría y cocinar entre 9 y 11 minutos, a partir del momento en que hierva el agua.

Huevos escalfados

Es una técnica que me encanta y una de las formas más saludables y ricas de comer huevo. Ponemos un cazo con agua, sal y un chorrete de vinagre al fuego. Cuando empiecen a salir pequeñas burbujitas del fondo, removemos con una cuchara para hacer un remolino en el agua. Cascamos los huevos y los vamos incorporando al agua. Cuando vuelvan a salir burbujitas lo retiramos del fuego y tras 3 minutos, los sacamos.

Huevos en flor

Vamos a realizar los huevos en flor, ¿queda bonito el nombre, eh? La titularidad de esto magnífica receta de huevos la tiene el gran Arzak (¡Oh capitán, mi capitán!) Son muy sencillos de realizar pero vamos a explicarlos por pasos para que quede más claro. ¡Vais a flipaaaaar!

Paso 1- Sobre una taza se coloca un poco de papel plástico y se hunde un poco en el centro del recipiente. Hay que tener en cuenta que es recomendable que sobre bastante papel a los lados. Luego lo pincelamos con un poco de aceite de oliva para que no se pegue el huevo. Además el aceite le da un punto de sabor muy interesante.

Paso 2- Cascamos el huevo y lo echamos en el papel plástico. Salpimentamos.

Paso 3- Cogemos las puntas del papel plástico sobrantes, las juntamos y las hacemos girar.

Paso 4- Hacemos un nudo. Ya tenemos lo más complicado de la elaboración hecho, fácil ¿no? Ahora, se lleva un cazo con agua a ebullición y cuando hierba se introducen los huevos durante 4 minutos.  Una vez que los saquéis, los metéis en un bol de agua con hielo para parar la cocción. Os recomiendo que cronometréis de forma muy precisa el tiempo de cocción. De esta forma, los huevos estarán hechos por fuera pero mantendrán una yema líquida y deliciosa en el interior. Para sacarlos, solo tenéis que cortar el nudo del plástico y coger delicadamente con una cuchara el huevo. Por favor delicadamente es delicadamente, os lo digo yo que he roto muuuuuchos huevos sacándolos del plástico. ¡Jjejejej!

Huevos revueltos

Los huevos revueltos es una de las recetas más sencillas y que peor se hacen en nuestro país. Los elegantes y refinados huevos revueltos han quedado relegados a una colección de trazas de huevo cuajado y seco con una desagradable textura en la boca. Hoy os voy a enseñar mi secretillo para que os queden perfectos.

Vamos a hacer los huevos al baño María. Ponemos una cazuela con agua al fuego y cuando empiece a hervir colocamos el bol donde tenemos los huevos sobre la cazuela con agua hirviendo, teniendo cuidado de que el culete del recipiente no esté en contacto con el agua de la cazuela.  Los salpimentamos y lo vamos removiendo sin parar y veréis como poco a poco los huevos se van volviendo cremosos. El tiempo que debéis tener los huevos al baño María depende de cómo os gusten los huevos. Personalmente, me gusta que estén cremosos pero con cuerpo por lo que me cuesta hacerlo como 30 minutos más o menos.

Cazuelitas de huevos revueltos con verduras de primavera

Huevos a baja temperatura

Los huevos a baja temperatura son uno de mis mayores vicios… ¡ME ALUCINAN! La teoría es muy sencilla pero la realidad es que si no tienes un electrodoméstico que te permita tener una temperatura constante, es algo complicado (aunque posible).

Para hacer los huevos a baja temperatura, los cocemos en un baño de agua a 63 grados durante 40 minutos. Una vez transcurrido este tiempo es necesario enfriarlo rápidamente en agua con hielo.

Royal de hongos y trufa con huevo a 63 grados

Huevos fritos

Es uno de los platos más humildes y más sabrosos de nuestra gastronomía. Puede parecer sencillo y lo es si seguimos los pasos indicado.

Es importantísimo utilizar una sartén antiadherente para que no se nos peguen los huevos. Es recomendable que los huevos estén a temperatura ambiente y que la sartén en la que los vamos a freír tengan abundante aceite de oliva virgen extra muy caliente. Si cumplimos todos estos requisitos, simplemente debemos cascar el huevo en un recipiente para eliminar alguna pequeña cáscara que pueda caer y freírlo en nuestra sartén con aceite bien caliente. Bañamos con la espumadera la yema para crear una fina película que romperemos para dejar caer la maravillosa yema líquida del huevo.

Aquí tenéis un montón de formas de preparar huevos. Por supuesto es evidente que los huevos deben ser de calidad. Yo personalmente los compro en el Mercado de Santo Domingo donde tienen un maravilloso género. ¡Ya me contaréis qué tal os quedan los huevos!

¡Que aproveche gamberros!

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *