0

Bocata de chistorra 2.0

¡Hola gamberros! La semana pasada estuvimos hablando de las características de uno de los productos más emblemáticos de la gastronomía navarra: la chistorra. Hoy vamos a utilizarla para hacer un plato divertido que tiene como base un tradicional y sencillo bocata de chistorra y queso. Curioso ¿no?

Lo principal es tener una buena materia prima así que me he venido al Mercado de Santo Domingo y, entre todas sus variedades, he escogido una deliciosa chistorra artesana picante. Ya tengo mi producto principal así que… ¿Cocinamos?

Bocata de chistorra 2.0

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 chistorra (de vuestra variedad favorita)
  • 24 rebanadas de pan de molde
  • 1 cebolla grande
  • Una cuña de queso del roncal
  • 1 huevo
  • 1 tomate
  • 1 manzana verde
  • 1 pepino
  • Cebollino
  • Vinagre de manzana
  • 1 cucharada de azúcar
  • AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal
  • Pimienta

Modo de elaboración:

Vamos a comenzar haciendo el relleno de nuestro bocata. Retiramos la tripa de la chistorra y ponemos el interior en una sartén a fuego medio. Nos ayudamos de una cuchara para ir deshaciéndola y que quede bien suelta cuando esté frita. Cuando La chistorra esté dorada la retiramos escurriéndola de la grasa sobrante. En esa misma sartén y aprovechando parte de la grasa que ha soltado la chistorra, incorporamos la cebolla cortada en brunoise (cuadrados pequeñitos) y dejamos que se vaya haciendo poco a poco hasta que esté blandita y dorada. Si necesitáis echarle un poco de aceite no dudéis en añadírselo. Mezclamos la chistorra con la cebolla caramelizada y dejamos que se enfríe la mezcla.

Vamos a continuar haciendo la cobertura de nuestro bocata. Para ello vamos a precalentar el horno a 180 Grados. ¡Ahora llega la parte divertida! Cogemos una a una las rebanadas de pan de molde y les pasamos el rodillo para que queden bien finas. Veréis que el pan se comprime y adquiere una textura elástica y muy agradable. Utilizando un cortador redondo o un simple vaso, vamos cortando círculos del interior de las rebanadas de pan. Colocamos la mitad de nuestros círculos de pan de molde en la bandeja del horno ponemos en el centro una cucharada de nuestro relleno ya frío y le incorporamos unos tacos pequeñitos de queso. Pintamos los bordes de huevo y colocamos encima los círculos de pan de molde que habíamos reservado. Presionamos los bordes para que se cierre como si fuera una empanada y para asegurarnos de que no se sale el relleno le damos con las púas de un tenedor para que queden marcadas en el borde de nuestro bocata. Pintamos de huevo la superficie y le rallamos un poco de queso por encima. Los metemos al horno hasta que la superficie esté bien dorada.

Mientras se hornean nuestros bocatas, vamos a hacer una picada que les aportará un divertido toque fresco y agridulce. Picamos en brunoise (cuadraditos) un tomate, una manzana y un pepino. Lo salpimentamos y le incorporamos una cucharada de azúcar. Le añadimos una parte de vinagre de manzana por 3 de aceite de oliva virgen extra y lo revolvemos todo bien. Se trata de una pequeña ensaladita que acompañará nuestros bocatas.

Una vez nuestros bocatas estén doramos, los servimos acompañados de nuestra picada agridulce. El exterior de nuestro bocata quedará crujiente y el interior meloso y con sabores intensos y deliciosos. La picada es muy interesante porque, además de darle un punto fresco, contrasta con el relleno que tiene una salinidad importante. Os va a encantar este plato. Es sencillo, divertido y, lo más importante, está sabrosísimo.

¡Que aproveche gamberros!

 

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *