0

Bonito en conserva

¡Hola gamberros! Es un lujo pasearse en estas fechas por la zona de pescadería del Mercado de Santo Domingo porque los puestos se llenan de un producto de temporada que, personalmente, me encanta: el bonito. Hoy vamos a recurrir a la tradición para elaborar una receta de fondo de armario o, mejor dicho, de fondo de despensa. Vamos a embotar bonito en aceite. Os voy a enseñar dos técnicas diferentes para que vosotros escojáis la que más os guste. Yo emboto el bonito en crudo, creo sinceramente que queda mucho mejor. ¿Embotamos?

Bonito en conserva

Ingredientes:

  • 1 rodaja de bonito del mismo grosor que la altura de los frascos
  • Aceite de oliva suave
  • Frascos

Modo de elaboración:

Lo primero que vamos a hacer es esterilizar los botes. La forma más sencilla es metiéndolos en el lavavajillas. Las altas temperaturas del electrodoméstico los esterilizará de forma muy efectiva. Si no tenéis lavavajillas podéis cocer los botes en una olla grande donde estén bien sumergidos. La cocción es la forma tradicional de esterilizar los botes.

Una vez ya tenemos los botes esterilizados, sacamos los 4 lomos del bonito y retiramos las espinas. Lo cortamos de manera que entre en los botes. Ponemos dos dedos de aceite en la base de cada bote. Frotamos el bonito con el aceite y los metemos en los frascos intentando no dejar huecos. Los cubrimos de aceite y lo dejamos reposar toda la noche en la nevera.

Al día siguiente echamos más aceite al tarro que lo necesite y cerramos los tarros.

A partir de aquí os voy a enseñar dos técnicas diferentes para realizar el embotado:

1- Técnica tradicional


Colocamos en una olla grande un trapo bien limpio en el fondo para que el contacto del calor directo del fuego con los tarros no haga reventar el cristal. Colocamos los tarros sobre el trapo. Cubrimos con agua hasta 4 dedos por encima del tarro. Lo ponemos a hervir suavemente durante 90 minutos desde que rompe el hervor. Apagamos el fuego y lo dejamso en la olla tapada hasta el día siguiente.

Al día siguiente abrimos la olla y rellenamos con agua hasta cubrir nuevamente los tarros. El agua ha menguado debido a la evaporación. Lo llevamos nuevamente a ebullición suave y lo hervimos durante 30 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, dejamos enfriar los botes en el mismo agua y ya estarían preparados.

2- Técnica rápida


Colocamos en una olla a presión un trapo bien limpio en el fondo para que el contacto del calor directo del fuego con los tarros no haga reventar el cristal. Colocamos los tarros sobre el trapo. Cubrimos con agua hasta 4 dedos por encima del tarro. Cerramos la olla a presión y la ponemos a fuego fuerte hasta que suba la válvula. Luego bajamos un poco el fuego y lo dejamos durante 30 minutos. Una vez haya transcurrido el tiempo preciso, dejamos enfriarse los botes dentro de la olla cerrada. Cuando se hayan enfriado, ya están listas nuestras conservas de bonito.

Es recomendable guardar las conservas en un lugar oscuro y fresco y dejar pasar 3 meses antes de consumir las conservas. Veréis que una vez probéis las conservas caseras, no querréis comprarlas ya elaboradas. A mí me encanta comerme el bonito en conserva con unas escamas de sal, parte de su propio aceite y un buen tomate. ¡Delicioso!

¡Que aproveche gamberros!

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *