0

Vendimia nocturna: uvas, luces y sombras.

Uvas chardonnay de noche e iluminadas por luces navideñas.

¡Hola gamberros! Ya sabéis que me apasiona el mundo del vino. Disfruto conociendo cada detalle, cada entresijo que rodee el mundo vinícola y, por supuesto, me apasiona tomarme un buen vino. Por eso no pude rechazar tan golosa invitación.

El pasado 17 de Agosto, de madrugada, tuve la maravillosa oportunidad de disfrutar de una recogida manual nocturna de uva chardonnay, en Finca Albret, de mano de las bodegas Príncipe de Viana. La finalidad de este acto es recoger la uva de noche para que las altas temperaturas no fermenten de manera prematura las uvas. Las colocan en barcas de poca capacidad. De esta manera se evita que haya muchos racimos de uvas en un mismo depósito y las uvas del fondo se rompan fruto del peso.

Tractor trabajando en los viñedos de Finca Albret durante la noche.

Las uvas se escogen también de manera manual. Todo el proceso de recogida y selección de la uva se hace con dedicación y mimo.   Esta uva está destinada al vino chardonnay de Príncipe de Viana y al vino Albret de Príncipe de Viana.

Sin embargo, toda esta actividad con un propósito tan claro se transforma en toda una experiencia con tintes poéticos que incita a la creatividad y en la que es fácil dejar volar la imaginación.

Ya de entrada los viñedos tienen un halo romántico, clásico, del que es sencillo envolverse. Imaginaos este mismo viñedo bajo la luz de las estrellas, con alguna perseida que se escapa ante nuestros ojos, una oscuridad casi absoluta y un silencio agradable, casi místico. Una sensación difícilmente descriptible.

Y gamberros… estamos acostumbrados a ver amanecer en la playa. Se supone el sitio más idílico para este momento del día. Sin embargo no os imagináis lo sobrecogedor que es ver amanecer  desde un viñedo con las formas caprichosas de las parras a contraluz.

Amanecer desde los viñedos de Finca Albret.

En la finca Albret prima la dedicación y el buen trato al producto. De ahí surgen ta nto el chardonnay de las Bodegas Príncipe de Viana como el vino Albret de Principe de Viana. Son dos ejemplos del buen hacer de estas bodegas. El cariño en la ejecución del vino se traduce en unos resultados excepcionales.

Sí, lo reconozco, estoy escribiendo este artículo con una copa de sus magníficos caldos en la mano pero… ¿existe mejor forma de inspirarse?

Amanecer desde los viñedos de Finca Albret.

Fotografía realizada por Sara Bella

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *