0

Cogollos de Tudela braseados con vinagreta de pimientos del piquillo y sardina ahumada

Platos de cogollos de Tudela braseados, cubiertos por una vinagreta de pimientos del piquillo y terminados con una sardina ahumada.

¡Hola gamberros! Hay veces que las personas que somos creativas dejamos volar la imaginación de tal manera que perdemos el norte y nos olvidamos de la grandeza de las cosas sencillas y bien hechas. Estos días estaba en el pueblo y cuando mi padre encendió la barbacoa me vino a la memoria uno de esos platos humildes y deliciosos que preparaba mi madre cuando yo era pequeño para acompañar los asados: los cogollos de Tudela a la brasa con pimientos del piquillos y sardinas. No lo he podido evitar, me he lanzado a la barbacoa y he recuperado esta receta a la que le he dado mi toque pero respetando la esencia del plato. Hoy vamos a preparar unos cogollos de Tudela braseados con vinagreta de pimientos del piquillo y sardina ahumada.

Cogollos de Tudela braseados con vinagreta de pimientos del piquillo y sardina ahumada

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 cogollos de Tudela
  • 1 bote de pimientos del piquillo
  • 4 sardinas ahumadas
  • AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)
  • Vinagre de Jerez
  • Cebollino fresco

Modo de elaboración:

Lo primero que vamos a hacer es confitar los pimientos del piquillo. Para ello ponemos en una sartén los pimientos del piquillos con todo el líquido de la conserva y los cubrimos de aceite de oliva virgen extra. Los dejamos confitarse a fuego muy bajo durante 30 minutos más o menos. Cuando los pimientos y el aceite son de calidad no le hace falta sal ni, por supuesto, azúcar.

Mientras tanto cortamos los cogollos de Tudela previamente lavados y lo ponemos en la parrilla de la barbacoa con el fuego muy vivo. Debemos poner la parte cortada hacia el fuego. Si no disponéis de barbacoa podéis hacer lo mismo sobre una sartén bien caliente. No le hace falta aceite. Es cuestión de segundos que tome un color bonito. Las vamos retirando a una fuente y las reservamos.

Para elaborar la vinagreta ponemos los pimientos del piquillo junto con su aceite en el vaso de la batidora, le incorporamos un poco de vinagre de Jerez y lo trituramos. A medida que lo batimos le añadimos muy poco a poco el aceite de oliva hasta que coja cuerpo. Una vez tenga la textura de una mayonesa ligera comprobamos el punto de sal. Normalmente no necesita que le echemos más sal pero hay en ocasiones que queda un poco soso por lo que hay que comprobarlo.

Para emplatar ponemos los cogollos de Tudela braseados en la base, regamos abundantemente con la vinagreta de piquillos y terminamos con la sardina ahumada.

Lo sé, parece algo muy simple pero os recomiendo que lo probéis porque yo creo que os va a sorprender.

¡Que aproveche gamberros!

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *