0

Revuelto de verduritas de primavera

Cazuelitas de huevos revueltos con verduras de primavera

¡Hola gamberros! Los huevos revueltos es una de las recetas más sencillas y que peor se hacen en nuestro país. Los elegantes y refinados huevos revueltos han quedado relegados a una colección de trazas de huevo cuajado y seco con una desagradable textura en la boca. Hoy os voy a enseñar mi secretillo para que os queden perfectos. Una vez probéis esta receta os aseguro que no vais a consentir comer los huevos revueltos de ninguna otra manera.

Ya sabéis que soy un apasionado de las verduras de primavera así que he decidido ceder el protagonista a los frutos de esta estación. Me he venido hasta el Mercado de Santo Domingo, más concretamente al puesto de frutas y verduras de Raquel y Nieves. Estamos comenzando la estación de una de mis verduras favoritas: los guisantes.

Aunque es cierto que la reina por excelencia de esta estación es la deliciosa y saludable alcachofa.

La primavera nos trae delicias como la espinaca, la delicada borraja, las acelgas, los ajos tiernos, las habitas… ¡Me apasionan! Para nuestra receta de hoy hemos escogido los guisantes frescos, las habitas y los ajetes tiernos para que sean los protagonistas de nuestro revuelto. ¿Cocinamos?

Revuelto de verduritas de primavera

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 huevos camperos
  • 150 g de guisantes frescos (sin vaina)
  • 150 g de habitas peladas
  • 10 ajetes tiernos
  • Sal
  • Pimienta
  • AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)

Elaboración del plato:

Bueno gamberros, hoy os voy a desvelar otro de mis secretillos culinarios. Veréis que es muy sencillo aunque es cierto que lleva un rato hacerlo. Vamos a comenzar preparando las verduras para nuestro revuelto. Escaldamos 2 minutos tanto los guisantes como las habitas y las reservamos.

Cortamos los ajetes en trozos y los sofreímos a fuego medio con un poco de aceite de oliva virgen extra. Cuando los ajetes estén dorados, le incorporamos 2 cucharadas de agua a la sartén y dejamos que se evapore. Cuando ya no quede agua, los ajetes estarán perfectos. Incorporamos los ajetes a un bol grande. Añadimos los 8 huevos y los batimos ligeramente junto con los ajetes. Salpimentamos.

Vamos a hacer los huevos al baño María. Ponemos una cazuela con agua al fuego y cuando empiece a hervir colocamos el bol donde tenemos los huevos y los ajetes sobre la cazuela con agua hirviendo, teniendo cuidado de que el culete del recipiente no esté en contacto con el agua de la cazuela.  Lo vamos removiendo sin parar y veréis como poco a poco los huevos se van volviendo cremosos. Los ajetes aportan un color un poco feo a los huevos pero les da un sabor realmente delicioso por lo que, en esta ocasión, vamos a hipotecar el aspecto de nuestro revuelto para favorecer que tenga un sabor impresionante. El tiempo que debéis tener los huevos al baño María depende de cómo os gusten los huevos. Personalmente, me gusta que estén cremosos pero con cuerpo por lo que me cuesta hacerlo como 30 minutos más o menos.

Cuando tenga la consistencia que a vosotros os gusta, le incorporáis los guisantes y las habitas. Le dais un par de vueltas y… ¡A COMER! Os recomiendo acompañarlas de panes tostados. Os va a encantar la textura de estos huevos revueltos. ¡Están buenísimos!

¡Ya me contaréis que os parecen!

¡Que aproveche gamberros!

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *