0

Pan relleno de pesto y queso

Crujiente pan relleno de pesto y quesos.

¡Hola gamberros! Hoy os traigo una de esas recetas de reciclaje sencillas para impresionar a vuestros invitados. Hace unos días mi amigo Sergio me pasó esta receta y yo, que soy amante del queso y del pan, no dudé en hacerla inmediatamente. ¡Me encantó! Y por supuesto, no podía dejar pasar la oportunidad de compartirla con vosotros.  Vamos a aprovechar el pan del día anterior rellenándolo con mi salsa favorita del mundo mundial: el pesto. Imaginaos el pan recién horneado, con la corteza muy crujiente, el queso deshecho cayendo por los cortados y la miga muy jugosa e impregnada del aromático sabor del pesto… Lo sé… ¡Es casi erótico! Bueno gamberretes, vamos a cocinar.

Pan relleno de pesto y queso

Ingredientes para 1 pan:

  • 1 hogaza de pan de masa madre
  • 50 g de albahaca (Un buen puñado de hojas de albahaca)
  • 50 g de piñones
  • 1 diente de ajo
  • 100 g de queso parmesano
  • Pimienta
  • Unas gotas de limón
  • Sal Gorda
  • 50 ml de AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)
  • Queso Gouda (Al gusto)
  • Queso Emmental (Al gusto)
  • Queso Raclette (Al gusto)

Modo de elaboración:

Bueno gamberretes, el único misterio de esta receta reside en la salsa pesto. Esta misma salsa la podéis utilizar para acompañar carnes, pescados y, por supuesto, pasta. Originalmente, el pesto se elaboraba en el mortero pero yo ya he pasado mi etapa purista así que hoy la vamos a hacer con la batidora. Ponemos en el vaso de la batidora la albahaca, los piñones, el ajo, el queso Parmesano cortado a trocitos, unas gotas de limón, pimienta, los 50 ml de aceite de oliva virgen extra y sal gorda. Tened cuidado con la sal porque el Parmesano ya le aporta parte del salado que necesita. Echadla poco a poco y con cuidado. Lo trituramos todo hasta hacer una pasta. La probamos para rectificar tanto de sal como de pimienta. Una vez tengamos nuestra salsa pesto hecha llega la parte divertida…

Antes de ponernos manos a la obra vamos a precalentar el horno a 200 grados con calor arriba y abajo. Cogemos el pan y con ayuda de un cuchillo de sierra le hacemos cortes longitudinales y transversales sin llegar abajo, sin cortarlo del todo, de manera que el dibujo se asemeje a una cuadrícula. Ahora con mucho mimo vamos a untar todos estos cortes con una cantidad generosa de pesto. Puede ser que en este proceso se os rompa el pan pero no os preocupéis que luego va a quedar unido por el queso. ¡Don´t worry! En los cortes del pan vamos a ir encajando lonchas de queso Gouda, Emmental y Raclette. Yo he escogido estos tres quesos porque funden muy bien en el horno pero os animo a usar vuestros quesos favoritos para rellenar el pan aunque os recomiendo que sean quesos grasos para conseguir el efecto que buscamos. Intentad cubrir con queso todos los cortes del pan, tanto los horizontales como los transversales para que el resultado sea espectacular.

Una vez tengamos nuestro pan relleno lo introducimos en el horno y lo horneamos a 200 grados con calor arriba y abajo hasta que el queso esté fundido y empiece a tostarse. Cuando tenga un color bonito lo sacamos del horno y lo ponemos en una bandeja. Yo le he puesto cebollino japonés cortado pequeñito para darle un toque fresco pero es totalmente opcional. Es recomendable dejar que enfríe  5 minutos porque el queso está realmente caliente. Por cierto, ni se os ocurra utilizar cubiertos para comeros este pan, basta con tirar levemente del pan con los dedos para que se separen los distintos trozos impregnados de pesto y queso. ¡Comer con las manos mola!

Bueno gamberros, espero que os haya gustado esta receta de pan relleno. Es sencilla, está rica y es muuuuy sorprendente. ¡Contadme qué os parece!

¡Que aproveche gamberros!

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *