0

Pastel del pastor de lentejas

¡Hola gamberros! El Domingo pasado fue el Día Mundial de la Alimentación y me apetecía rendir un homenaje de la manera que mejor sé: Cocinando. He pensado en hacer una receta con dos de los alimentos más humildes e internacionales del mundo: Las legumbres y la patata. Así que he llamado a mis amigos del Mercado de Santo Domingo para que me echen una mano escogiendo los mejores productos. El Mercado de Santo Domingo es uno de mis lugares favoritos de Pamplona. Se abre al cliente con unos techos altos y una luz extraordinaria que cae sobre los productos frescos, que brillan e invitan a llevártelos contigo. Cuando paso por el puesto de frutas y verduras de Raquel y Nieves, lo primero que me llama la atención es su gran variedad de legumbres.

legumbres_mercado3

Parecen pequeñas joyas y me resulta inevitable elegir la legumbre principal de mi receta: las lentejas pardinas.

legumbres_mercado2

Las humildes lentejas pardinas van a ser las protagonistas de mi pastel del pastor. Tradicionalmente se hace con carne de ternera o de cordero pero yo hoy me he decidido a hacerlo con estas pequeñas legumbres. El resultado es absolutamente delicioso y tengo a mi alcance todos los productos principales de mi receta en el Mercado de Santo Domingo.

legumbres_mercado

Pastel del pastor de lentejas

pastel_del_pastor_de_lentejas_1

Ingredientes para 4 personas:

  • 400 g de lenteja pardina
  • 1 cebolla
  • 2 tomates grandes maduros
  • 2 zanahorias
  • 1 rama de apio
  • 3 dientes de ajos
  • 4 patatas
  • 1 cuña de queso graso
  • 100 g de mantequilla
  • 1 cayena
  • 1 cucharadita de salsa Perrins (Opcional)
  • 1 Ramita de romero (Opcional)
  • 1 hoja de laurel
  • 1 huevo
  • Sal
  • Pimienta
  • AOVE

Preparación de la receta:

Vamos a empezar poniendo a cocer las lentejas. Las ponemos en el fondo de la cazuela y las cubrimos con agua fría. Tened en cuenta que el agua debe sobresalir de las lentejas entre 3-5 cm. Es recomendable no tener que añadir más agua para evitar que se suelte la piel. Vamos a cocerla a fuego lento unos 45-50 minutos. Si cambiáis de variedad cambiarán también los tiempos de cocción. Cuando la lenteja ya esté cocida es recomendable quitarla del fuego enseguida para evitar que se peguen al fondo.

Cocemos también las patatas. No importa si se cuecen un poco de más porque haremos un puré con ellas. Cocedlas con piel para evitar que la patata absorba agua. Cuando las patatas estén blanditas las retiramos del fuego, las pelamos y las prensamos para hacer un puré. Le añadimos la mantequilla, sal, pimienta, un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y un huevo. Este paso es preferible hacerlo cuando la patata esté templada. Si esperamos a que se enfríe nos costará mucho más integrar todos los ingredientes.

Vamos a preparar el sofrito que va a acompañar a las lentejas y que van a convertirlas en un pastel del pastor. Pelamos los ajos y los laminamos. Los ponemos a pochar en aceite de oliva virgen extra a una temperatura baja. Pelamos y cortamos en brunoise, también, la cebolla y la zanahoria y la añadimos al sofrito. Limpiamos y pelamos bien la rama de apio y la cortamos muy finamente. La incorporamos al resto de las verduras. Dejamos que todo se poche a fuego bajo hasta que tenga un color bonito. Cuando las verduras estén en su punto, subimos el fuego y le añadimos los dos tomates grandes rallados. Salpimentamos e incorporamos la cayena, la hoja de laurel, el romero y una cucharadita de salsa Perrins. Una vez haya reducido un poco, bajamos nuevamente la temperatura y dejamos que cueza a fuego lento. Probad la salsa de tomate y si está ácida le podéis añadir una cucharadita de azúcar. No os preocupéis si el sofrito queda un poco seco porque más adelante le añadiremos una parte del líquido de cocción de las lentejas.  Cuando la salsa haya reducido le incorporamos las lentejas y un cazo de su agua de cocción. Dejamos que de un hervor  y rectificamos de sal y pimienta.

Ponemos las lentejas en recipientes aptos para el horno y las coronamos con una buena cucharada del puré de patata que teníamos reservado. Le ponemos unos trocitos de queso cremosos y lo gratinamos en el horno hasta que el puré esté dorado y el queso deshecho.

Es una forma divertida y deliciosa de comer las lentejas. Además os aconsejo que variéis las verduras de la receta según os apetezca. Id al mercado y comprad las verduras que mejor aspecto tengan o las que vuestro tendero os recomiende. Esta receta tiene muchas posibilidades y está riquísima. Ésta es nuestra manera de celebrar el Día Mundial de la Alimentación. ¡Por un plato de comida en cada mesa!

¡Que aproveche gamberros!

pastel_del_pastor_de_lentejas_3

 

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *