0

El Molino de Urdániz- Menú SeptemBeer

¡Hola gamberros! Hoy nos vamos a ir a comer juntos aprovechando una de las geniales iniciativas de los Restaurantes del Reyno de Navarra: El Septembeer. ¿Qué es el Septembeer? Se trata de un menú maridado con cerveza Alhambra a un precio de 47 eurillos. Un precio asequible para unos restaurantes de verdadero lujo. Hoy nos hemos ido hasta el Molino de Urdániz.

El Molino de Urdániz es un restaurante en un idílico entorno en el que el tiempo se parece detener. La arquitectura clásica del edificio se combina con detalles modernos que transforman el local en un sitio acogedor y divertido.

molino_urdaniz_8

David Yárnoz está al frente de los fogones. Me atrevería a decir que no es un chef, es prácticamente un alquimista. La dimensión de la cocina de David es inabarcable. Los maravillosos y complejos sabores de sus platos se unen a una creatividad desbordante y siempre sorprendente que transforma sus creaciones culinarias en una auténtica experiencia. Por eso me parece insuficiente el término “chef” para denominar a David, él no da simplemente de comer, él crea una magia difícil de explicar.

Lo sé, queréis ver los platos del menú SeptemBeer y no os voy a hacer esperar más.

Menú Septembeer- Molino de Urdániz

Aperitivo del chef- Pepino encurtido y aliño de ostras: Pepino osmotizado, crema de ostras, hierbas y notas lácteas.

molino_urdaniz_1

El plato se presenta con el encanto de un bosque de Tim Burton. Los volúmenes y el color le dan un aspecto misterioso y muy atractivo al plato. Se trata de un entrante de ricos sabores intensos y refrescantes. Tonos acidulados y  divertidos que abren el estómago y empiezan a despertar tu curiosidad más instintiva e infantil. Las temperaturas y las texturas juegan en el paladar convirtiendo cada bocado en un cúmulo de agradables y adictivas sensaciones.

Salmorejo, fresas y romero: Sopa cremosa de tomate de Lodosa y remolacha, fresas nitro y manzana ácida.

molino_urdaniz_2

Las fresas nitro junto con la manzana ácida y algún brote tierno viene presentado en un bol de cristal. Tienen el aspecto de unos caramelos. Nuevamente se despierta en mí el niño que llevo dentro y disfruto cuando vierten sobre mis “chucherías” un salmorejo de tomate y remolacha de un color rojo intenso.

molino_urdaniz_3

El sabor de un tradicional, exquisito y muy equilibrado salmorejo viene acompañado de un travieso baile de texturas y matices que convierten cada bocado en un sabor único y cambiante. Las fresas nitro se deshacen en la boca con un agradable frescor y la manzana ácida matiza el salmorejo con su sabor y su genial textura. ¡Divertidísimo!

Foie gras ahumado con pino: Hígado de pato ahumado con brotes de pino, pasta de piñones y resina.

molino_urdaniz_4

El juego y los sabores continúan en la mesa. Nos presentan un plato con cuatro piñones de los cuales sólo uno es de verdad. A continuación David Yárnoz viene a la mesa con una sopera. Al abrirla los aromas se desatan. En el interior podemos ver dos trozos generosos de foie entre una nube de humo con olor a pino. La escena se completa con unos brotes tiernos de pino. Coloca cada trozo de foie en los platos acompañado de una resina dulce y muy aromática que sabe a pinar, a humedad, a otoño.

Los falsos piñones, el piñón de verdad, la resina de pino y el sabor y la textura perfecta del foie son un maridaje PERFECTO. No necesito nada más, es realmente espectacular. Un plato realmente delicioso que juega con las sensaciones, todas alerta. Delicado ahumado que matiza sin invadir el sabor de hígado de pato… ¡Increíble!

Lomo de merluza asada, ragú de verduras y trufa de pimavera

molino_urdaniz_5

El punto perfecto de la merluza junto con un especial consomé con tonos ácidos, la trufa de primavera y las verduritas verdes, pequeñas, delicadas y sabrosas vuelven a despertar nuestras papilas. Escapamos del otoño del plato anterior para introducirnos en una fugaz primavera repleta de colores y sabores frescos y delicados.

Trufa de invierno, cerveza y leche fermentada: Leche tostada y fermentada con una emulsión de trufa y crema helada de cerveza y trufa

molino_urdaniz_6

Presentado como una auténtica escultura, el postre resulta un homenaje perfecto al chocolate y a los que lo amamos. Diferentes texturas de chocolate matizadas con aromas que se escapan a mi catálogo. Tonos lácteos y hierbas que limpian el paladar dando un agradable toque de frescura. Cada bocado es diferente y el juego de texturas resulta realmente divertido y emocionante. Un gran broche final para una comida memorable.

También es reseñable el buen servicio de sala y que el pan que acompaña el menú sea un riquísimo pan de masa madre.

molino_urdaniz_7

¡Que aproveche gamberros!

 

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *