0

Tartar de calabacín de granizado de tomate

¡Hola gamberros! El verano no solamente es una estación, también es una sensación y os prometo que este plato sabe a playa y a sol. El verano es la estación perfecta para consumir tanto calabacines como tomates, que son los productos estrella de nuestro plato de hoy. Vamos a consumir el calabacín en crudo por lo que he escogido el calabacín mantequilla. Lo reconoceréis porque tiene el exterior verde clarito. La particularidad de este calabacín es que tiene una carne cremosa, muy elegante a la hora de consumirla en crudo y casi no tiene pepitas. La piel es muy suave y tiene un punto refrescante y agradable.

Ya sabéis que el tomate vive su mayor esplendor en verano y yo quería rendirle un homenaje haciéndole protagonista en la receta de hoy.

Hoy vamos a cocinar un delicioso tartar de calabacín con granizado de tomate… ¿Estáis preparados?

Tartar de calabacín de granizado de tomate

tartar_calabacin_granizado_tomate_1

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 calabacín mantequilla grande
  • ½ cebolla morada
  • 2 rábanos
  • 4 tomates grandes muy maduros
  • Semillas de sésamo
  • Caviar de aceite
  • 4 cucharadas de vinagre de arroz (Si usáis otra variedad de vinagre, echadle bastante menos)
  • 1 cucharada de sirope de ágave (O de azúcar)
  • Unas gotas de aceite de sésamo tostado
  • 2 cucharadas de aceite de cacahuete
  • Copos de chile
  • Pimienta
  • Sal
  • Cebollino

Elaboración del plato

Vamos a empezar haciendo el granizado de tomate. Es imprescindible que los tomates estén muy maduros para que el granizado esté realmente bueno. Cortamos los tomates en trozos y los salpimentamos. Los trituramos hasta que obtengamos una mezcla bien fina. Lo colamos para evitar que se cuele alguna piel o alguna pepita. Ponemos el tomate triturado en un recipiente grande para que la crema se extienda bien en el fondo. Lo congelamos durante 3- 4 horas para asegurarnos que esté bien duro.

Mientras tanto vamos a preparar nuestro tartar. Empezamos preparando el marinado. Ponemos en un bol grande el vinagre de arroz, el sirope de ágave y la sal. Lo batimos hasta que se hayan integrado los tres ingredientes. Luego le incorporamos el aceite de cacahuete, unas gotitas de aceite de sésamos tostado, pimienta y unos copos de chile. Lo emulsionamos levemente con unas varillas. Os estoy dando unas medidas orientativas pero es necesario que vayáis probando la marinada para que esté perfecta. Tened en cuenta que tiene que tener un equilibrio perfecto entre el ácido, el dulce, el salado y el picante. No os cortéis, id rectificando el aliño hasta que esté realmente bueno. Merece la pena dedicarle tiempo a esta parte de la receta porque es el secreto del éxito. Cuando tengamos la marinada preparada, le añadimos el calabacín cortado en cubos pequeñitos y la cebolla morada picada muy finamente. Lo movemos bien, cubrimos el bol con un papel plástico y lo dejamos reposar en la nevera media hora.

Para montar el plato vamos a poner en la base nuestro tartar de calabacín bien escurrido. Le incorporamos unas finas láminas de crujiente rabanito, un poco de caviar de aceite y unas semillas de sésamo.

Para terminar, vamos a sacar el tomate del congelador. Tendrá una textura dura así que lo raspamos con el tenedor para convertirlo en un granizado. Lo trabajamos bien con el tenedor para que en cuanto esté en contacto con la lengua se deshaga. Lo colocamos sobre nuestro tartar de calabacín. Me encanta que el granizado esté empezando a fundir cuando lo servimos en la mesa. Como colofón final le vamos a poner cebollino picadito que le da aroma, color y sabor.

Bueno gamberros, hoy os he traído una receta deliciosa, muy sencilla, divertida y realmente canalla. ¡Ya me contaréis que os parece! ¡Disfrutadla!

¡Que aproveche gamberros!

tartar_calabacin_granizado_tomate_2

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *