0

Acelgas en verde y azul

¡Hola gamberros! Una de las verduras estrellas de Navarra es, sin ninguna duda, las acelgas. Es una verdura con muchas posibilidades y con dos texturas maravillosas: la de la penca y la de la hoja. Hoy vamos a aprovechar esta deliciosa verdura para hacer un plato muy gamberro, muy verde y… ¡MUY AZUL! ¡Jejejejej! Vamos a combinar el verde vibrante y su sabor a tierra con el azul y la salinidad de un buen queso de cabrales. Por supuesto podéis sustituirlo por cualquier variedad que os guste de queso azul. ¡Es una receta muy, muy rica y estéticamente muy atractiva! ¿Cocinamos?

Acelgas en azul y verde

Acelgas_verde_azul_3

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kg de acelgas
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso de leche
  • 1 puñado de nueces
  • 1 trozo de queso de cabrales
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • AOVE
  • Sal

Vamos a empezar limpiando bien la acelga. La lavamos para retirar restos de tierra que le puedan quedar. Separamos la parte verde de la verdura de la penca. Las pencas las cortamos con una largura de 5-6 cm y con un ancho de 2 cm más o menos. Quedan como si fueran pequeños palitos. A medida que los vamos cortando vamos retirando todas las fibras que nos vayamos encontrando.

Ponemos una cazuela amplia con agua y la llevamos a ebullición. Escaldamos las pencas de la acelga. Las sacamos y desechamos ese agua. De esta manera eliminaremos el amargor de la verdura. Ponemos nuevamente la cazuela con abundante agua, sal y las pencas al fuego y las cocemos durante 10-15 minutos. El tiempo dependerá del tamaño del corte y de la ternura de la propia verdura.

Por otro lado picamos finamente la hoja de la acelga. Pochamos lentamente la cebolla partida en juliana en aceite de oliva virgen extra y cuando esté blandita subimos al fuego e incorporamos la hoja de la acelga. La salpimentamos y le rallamos un poco de nuez moscada. Cuando la acelga esté blanda le añadimos un vaso de leche y le dejamos cocer durante 5 minutos más o menos. Trituramos nuestra mezcla hasta que quede una crema muy fina y muuuuy verde.

Salteamos las pencas de acelga cocidas y bien secas en una sartén con aceite de oliva virgen extra.

Vamos a montar el plato poniendo en la base nuestra crema, luego colocamos las pencas de acelga en el centro y redondearemos el resultado de nuestra receta con unos daditos de cabrales y unas nueces tostadas. Tened cuidado con el queso azul, no os excedáis con la cantidad porque tiene un sabor muy intenso y se puede apoderar del resto  de los sabores. Es increíble como una humilde verdura se puede convertir en un plato de sabores tan interesantes y tan complejos. ¡Está delicioso! Probadlo y ya me contaréis, ¿vale?

¡Que aproveche gamberros!

Acelgas_verde_azul_1

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *