0

Macarrones con chorizo, coles de Bruselas y migas crujientes

¡Hola gamberretes! Ya sé que la combinación que os propongo hoy es un poco controvertida pero os prometo que, además de arriesgada, es deliciosa. Las coles de Bruselas y el chorizo maridan perfectamente y las migas crujientes y con un toque extra de gamberrismo aportan una textura que despiertan totalmente el paladar. Disfruto como un auténtico enano con este plato. Me parece sabroso y divertido.

Macarrones con chorizo, coles de Bruselas y migas crujientes

macarrones_chorizo_coles_Bruselas_migas_crujientes_1

Ingredientes para 4 personas:
– 400 g de macarrones
– 200 g de chorizo
– 12 coles de Bruselas
– Pan del día anterior (como 20 cm)
– 1 cucharada de pimentón de la Vera
– 3 dientes de ajo
– Copos de chile (Al gusto)
– AOVE (Aceite de oliva virgen extra)
– Perejil (al gusto)
– Pimienta
– Sal
– Queso Parmesano (Al gusto)

Elaboración del plato

Quitamos las hojas feas de las coles de Bruselas y las ponemos a cocer en abundante agua salada. El tiempo de cocción varía entre los 9-15 minutos porque depende del tamaño de las coles así como de su propio punto. Yo las he tenido 10 minutos pero os recomiendo que las vayáis comprobando. Dejadlas al dente porque luego las rehogaremos.
Cocemos la pasta en abundante agua salada. Tardan en cocerse entre 8- 10 minutos pero es mejor que sigáis las indicaciones del fabricante. A mí me gusta dejarlos al dente.

Por otro lado cortamos el chorizo y lo ponemos en una sartén caliente sin nada de aceite para que suelten su propia grasa. Una vez esté el chorizo bien dorado, le incorporamos las coles cocidas y las rehogamos a fuego fuerte. Le añadimos la pasta cocida y la salteamos para que se unan los sabores. Lo retiramos del fuego, añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y lo revolvemos bien.

El toque gamberro y divertido lo aportan las migas. Cortamos el pan en trozos y lo trituramos con los dientes de ajos pelados, el pimentón de la Vera, los copos de chiles, un buen manojo de perejil, la pimienta, la sal y un buen chorro de AOVE. Tienen que quedar unas migas finas y húmedas. Si vemos que quedan un poco secas es recomendable añadirle algo más de aceite. Las ponemos en una sartén y las doramos a fuego medio sin parar de moverlas para evitar que se quemen. Cuando estén crujientes y tengan un color bonito las echamos encima de los macarrones junto con parmesano rallado.

¡Son realmente sabrosos! La melosidad de los macarrones y las coles contrarresta con el crunch y el sabor intenso de las migas. El chorizo le aporta un punto canalla y divertido que convierten este palto en algo totalmente adictivo… ¡Me encantan!

¡Que aproveche gamberros!

macarrones_chorizo_coles_Bruselas_migas_crujientes_2

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *