0

Alcachofas de Tudela y espárragos trigueros crujientes

¡Hola gamberros! Ya sabéis que me encantan las verduras y sé que a algunos de vosotros os cuestan un poquito así que hoy os voy a proponer una forma divertida para comerlas. La alcachofa queda melosa por dentro y crujiente pro fuera y los espárragos mantienen su toque crunch reforzado por un delicioso exterior. Me parece una receta perfecta como entrante y una divertida propuesta para organizar un pica-pica con los amigos. ¿Cocinamos?

Alcachofas de Tudela y espárragos trigueros crujientes

alcachofas_trigueros_crujientes_2

Ingredientes para 4 personas:

– 8 alcachofas de Tudela
– Una docena de espárragos trigueros
– 200 g de harina
– 1 lata de cerveza
– Sal
– Pimienta
– Aceite de oliva virgen

Elaboración:

Vamos a empezar limpiando las alcachofas. Para limpiarlas, acordaos de poneros guantes porque se ennegrecen las manos y es muy difícil quitar esta coloración tan fea. Les retiramos las hojas exteriores hasta llegar a las hojas más blancas. Se les corta la parte superior y se pela la parte inferior junto con el tallo. Yo os recomiendo que las peléis a conciencia hasta quedaros, únicamente, con el corazón. Las cortamos en cuartos o en mitades dependiendo del tamaño de la alcachofa y las vamos echando a una cazuela con agua hirviendo. Si no vais a cocerlas inmediatamente os recomiendo irlas echando a un bol con agua y abundante perejil para evitar que se oxiden. Las cocemos durante 10 minutos y reservamos.

Preparamos los espárragos trigueros retirándoles la parte final del tallo. Los escaldamos en agua hirviendo durante 3 minutos.

Ahora toca la parte divertida. Vamos a preparar la masa Orly para rebozar nuestras verduras. Ponemos 200 g de harina en un bol con la sal y la pimienta. Le vamos incorporando poco a poco la cerveza bien fría. Debe quedar una mezcla ligera pero que cubra. La prueba para saber que la masa está perfecta es introducir una cuchara y comprobar que la napa perfectamente.

Rebozamos las verduras y las freímos en aceite bien caliente. Comprobaréis que se doran enseguida. Les quitáis el exceso de grasa pasándolas por papel absorbente y… ¡A COMER! Podéis acompañarlas de una buena mayonesa casera, alioli, o comerlas solas. ¡Están muy ricas!

¡Espero que os gusten!

¡Que aproveche gamberretes!

DSC_0430

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *