0

Cardo con almendras y jamón

¡Hola gamberros! Es cierto que me gusta experimentar con la cocina, probar sabores nuevos y dejarme sorprender, sin embargo os voy a confesar que uno de mis platos favoritos es el cardo con almendras. Me parece un plato sofisticado, delicado y delicioso. Además en Navarra tenemos unos cardos absolutamente maravillosos. Hoy os voy a dar la receta familiar pero le vamos a dar un toque gamberrillo para darle un poco de alegría al plato. ¡Jjejeje!

Cardo con almendras y jamón

cardo_almendras_jamón_2

Ingredientes para 4 personas:

– 1 kg de cardo (si es de Peralta mejor)
– 1 cebolla pequeña
– 1 diente de ajo
– 1 cucharada de harina
– Aceite de oliva virgen extra
– 4 lonchas de jamón serrano
– 1 puñado de almendras laminadas
– Sal

Lo más importante para que el plato quede realmente bien es limpiar el cardo a conciencia. Para retirarle todas las fibras os recomiendo cortar las pencas sin llegar hasta el final y troncharlo para que queden los hilos a la vista. Se retiran las fibras. Haced este proceso con todo el cardo. Os recomiendo que os entretengáis limpiando el cardo porque es el secreto para que la receta os quede perfecta. Id echando los trozos de cardo en un bol con agua y una cucharada de harina para que no se ennegrezcan.

Se pone una cazuela amplia con agua y sal en el fuego y cuando empiece a hervir se incorpora el cardo. Suele tardar en cocerse una media de 40 minutos pero es mejor comprobar el punto del cardo para añadirle minutos de cocción si lo necesita.Una vez tengamos el cardo cocido, lo sacamos y reservamos el agua de cocción.

Laminamos el diente de ajo y lo ponemos a sofreír, a fuego medio, en una cazuela con aceite de oliva virgen extra. Cuando esté levemente dorado, le incorporamos la cebolla cortada en juliana y la pochamos. Cuando tengamos la cebolla blandita le añadimos una cucharada de harina. La rehogamos para que pierda el sabor a crudo. Le añadimos el cardo y parte del caldo. La cantidad de líquido dependerá de si os gusta caldoso o más seco. Movemos bien la cazuela para que la harina se integre con el líquido y adquiera textura. Dejamos que de un hervor para que los sabores se integren.

El jamón se los vamos a incorporar en forma de polvo. Le quedará una textura crujiente y un sabor intenso. Se ponen las lonchas de jamón sobre un papel absorbente bien separadas y se le coloca otro papel encima. Se mete durante 1 minuto y medio en el microondas. Se saca y se comprueba que está dorado. Si no lo está, introducidlo 30 segundos más al microondas. Una vez tengamos tostado el jamón, lo dejamos enfriar para que endurezca. Una vez este frío, comprobaréis que la loncha de jamón está quebradiza y crujiente. Podéis ponerla en el plato como si fuera una peineta. Yo, en esta ocasión, la he triturado para hacer un polvo. Esta sal de jamón se puede utilizar para un montón de platos. Imaginaos un huevo frito con el crujiente de jamón… ¡mmmmmmm!

¡Vamos con la almendra! Me encanta el matrimonio entre la almendra y el cardo. Aunque podéis ponerla tal como está, estará mucho más rica si la tostáis un poco en la sartén. Echad la almendra laminada en la sartén y ponedla en el fuego. Os recomiendo que la tostéis a fuego medio y sin parar de removerla. Tened cuidado porque se quema con facilidad. En cuanto la almendra empiece a dorar, retiradla de la sartén porque terminará de coger color fuera del fuego.

¡Vamos a montar nuestro plato! Servid el cardo en platos hondos y terminadlo con la almendra laminada y la sal de jamón. ¡Ya me contaréis que os parece!

¡Qué aproveche gamberros!

cardo_almendras_jamón_1

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *