1

Ñoquis con hongos

¡Hola gamberros! Hoy vamos con una de esas recetas sencillas, ricas y resultonas. Vamos a transformar unos simples ñoquis en un plato de verdadero lujo.

Seguimos en temporada de setas y he conseguido unos cuantos hongos. Están verdaderamente ricos. Cuando los estaba cortando, toda la cocina se ha llenado un increíble aroma a musgo, a bosque… La grandeza de este ingrediente es que te puede transportar fácilmente al monte a través de los sentidos…. ¡Me encanta! Por supuesto, aunque yo utilizo hongo, vosotros podéis usar la seta que más os guste. Mis favoritas son las angulas de monte. Tienen un sabor terroso e intenso que me fascina.

Bueno gamberrillos, vamos a ponernos a trabajar que yo me pongo a hablar y se me pasa el tiempo volando. ¡Jejejej! 🙂

Ñoquis con hongos

ñoquis_hongos_2

Ingredientes para 4 personas:
– 400 g de ñoquis
– 250 g. de hongos o de cualquier seta que os guste
– 1 diente de ajo
– 3 cebollas grandes
– 1 ramita de tomillo
– 200 ml de nata para cocinar
– Queso Parmesano
– Aceite de Oliva Virgen Extra
– Sal
– Pimienta

Lo más importante de esta receta es limpiar bien las setas. Hay que armarse de paciencia y limpiar cada una con un paño húmedo hasta asegurarnos que no tienen nada de tierra. Este paso es fundamental. Si consideráis que no podéis eliminar la tierra de esta manera, os aconsejo que las paséis levemente por el grifo y las limpiéis bien. Es cierto que es mejor no mojar las setas pero es preferible a que tengan tierra.

Ponemos en una sartén caliente un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra. Laminamos el ajo y lo añadimos al aceite. Cuando el ajo se empiece a dorar levemente, le agregamos los hongos cortaditos. Es recomendable que la sartén esté bien caliente para que al echar las setas no pierdan agua. Reservamos unos cuantos para la presentación. Una vez los hongos estén dorados, agregamos la nata. Salpimentamos. Cuando la nata empiece a hervir, la retiramos del fuego y la tapamos para que infusione.

Vamos a acompañar este plato con un poco de cebolla caramelizada. Aunque es un proceso algo largo, es muy sencillo y el resultado es genial. Cortamos en juliana 3 cebollas y las ponemos en un cazo con un poco de aceite. Empezamos poniéndolo a fuego vivo y cuando coja temperatura, le bajamos el fuego al mínimo y la dejamos que se vaya haciendo lentamente. La cebolla va liberando sus azúcares y se va caramelizando sin necesidad de añadirle azúcar extra. Este proceso puede llevar 60- 90 minutos perfectamente. A mí los tiempos siempre me varían cuando hago cebolla caramelizada. Sabremos que está hecha cuando tenga un color marrón brillante y su textura sea muy parecida a la de una mermelada. En este momento, le añadimos la sal y la pimienta.

Los ñoquis es lo último que tenemos que hacer. Ponemos una olla con abundante agua al fuego. Cuando el agua empiece a cocer, echamos los ñoquis. Cuando estén hechos los ñoquis, flotarán. Ésta es la indicación de que ya están hechos. Suelen tardar 3 minutos más o menos pero el tiempo varía dependiendo del fabricante y del tamaño del ñoqui. Haced caso de las sindicaciones del fabricante.

Cuando estén cocidos los ñoquis (por favor, no los paséis), los añadimos a la salsa. Acompañamos este plato con los hongos que habíamos reservado hechos a la planta, la cebolla caramelizada, unas hojitas de tomillo fresco y una nube de Parmesano.

Ésta es una de esas recetas que vais a repetir una y otra vez. Probadla y ya me contaréis.

¡Qué aproveche gamberros!

ñoquis_hongos_1

Salt&Pepper

One Comment

  1. Aplaudo la idea de incorporarle a la masa elementos que ayudan a otorgarle otra textura y otro sabor, ademas de lo que le incorporemos exteriormente con el agregado de alguna salsa. Tambien podemos pensar en incorporarles algun elemento que les cambie el color, como espinacas, remolacha, tinta de calamar y los convierta en algo que ayude a alegrar nuestro plato, en especial para los ninos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *