0

Rojo sobre negro (Croquetitas de chipirones en su tinta con kétchup de piquillos)

¡Hola gamberros! No hay nada más gamberro que las recetas de Halloween, por eso me gustan tanto. ¡Jjejejej! Seguimos jugando con los colores. Esta vez, nuestra receta va a ser negra y roja pero, sobre todo, va a ser deliciosa. Vamos a hacer unas croquetitas de chipirones en su tinta con un kétchup de piquillos muy especial. Es un entrante perfecto para una auténtica y terrorífica cena de Halloween. ¡Ale! ¡Vamos a cocinar!

Rojo sobre Negro (Croquetitas de Chipirones en su Tinta con Kétchup de Piquillos)

rojo_sobre_negro_1

Ingredientes

Para las Croquetas de Chipirones en su Tinta
– 8 Chipirones grandes
– 200 g. de merluza
– 300 g de tomate triturado
– 1 cebolla grande
– 1 ajo
– 150 g de harina
– 150 g de mantequilla
– 1 chorro de vino blanco
– 1 pimiento rojo
– 2 rebanadas de pan
– 4 sobres de tinta de calamar
– 700 ml de leche entera
– Sal
– Azúcar
– Pimienta
– Chile en copos (opcional)
– Harina para rebozar
– Huevo (el que sea necesario)
– Pan de tinta de calamar rallado. (Ver receta)

Para el Kétchup de Piquillos
– 8 pimientos del piquillo
– 3 dientes de ajo
– Un golpe de soja
– 1 cucharadita de miel
– 200 g de tomate frito
– 50 ml de Oporto
– 1 golpe de vinagre
– Sal
– Pimienta

Elaboración de las Croquetitas de Chipirones en su Tinta

Vamos a empezar haciendo las croquetitas de chipirones en su tinta. La técnica de elaboración que yo utilizo es un poco diferente a la de las croquetas tradicionales porque sustituyo parte de la leche por una salsa de tinta de calamar.
Para realizar la salsa vamos a poner en una cazuela, a fuego bajo, los ajos cortados grandes con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Cuando estén mínimamente dorados, añadimos la cebolla cortada en juliana y el pimiento rojo limpio, pelado y despepitado. Dejamos que caramelicen a fuego bajo. Cuando tengan la textura que queremos, subimos el fuego y añadimos un buen chorro de vino blanco. Dejamos que se evapore el alcohol y añadimos el tomate con las tinta de calamar. Dejamos que cueza a fuego lento. Lo salpimentamos y le añadimos azúcar para eliminar la acidez del tomate. Una vez hayan transcurrido 10 minutos, lo trituramos todo muy finamente con 2 rebanadas de pan frito y lo colamos. Vertemos la salsa, nuevamente, a la cazuela y la llevamos a ebullición. Una vez rompa a hervir ya podemos retirarla.

Ya tenemos la base de nuestras croquetas. Ahora, cortamos en daditos pequeños los chipirones. Lo ponemos en una sartén muy caliente y lo dejamos hasta que se evapore el líquido que el propio chipirón suelta. Le añadimos la mantequilla y bajamos el fuego. Una vez se haya derretido la mantequilla, echamos la harina y dejamos que se tueste sin dejar de moverla. Incorporamos la salsa de chipirones caliente mientras le damos con ganas a las varillas. Queda una bechamel muuuy espesa porque aún no le hemos añadido la leche. Calentamos la leche en el microondas y la vamos incorporando poco a poco mientras lo varillamos sin parar. Le incorporamos la merluza en trozos pequeños, la sal, la pimienta y unos copos de chipe para darle un poco de alegría. Para comprobar si la textura de las croquetas es la correcta, yo hago con una cuchara de madera una línea de lado a lado de la sartén y si le cuesta unos segundos desaparecer es que la bechamel está lista. Volcamos nuestra masa en una fuente y la dejamos enfriar.

Una vez haya enfriado la masa, le damos forma a las croquetas, las enharinamos, las pasamos por huevo y por nuestro pan rallado negro. Las freímos hasta que queden bien crujientes. Tened cuidado porque al ser negras, cuesta un poco saber si las croquetas están bien fritas.

rojo_sobre_negro_5

Elaboración del kétchup de Piquillos

Vamos a acompañar nuestras croquetas con una salsa realmente deliciosa. Llevo perfeccionando este kétchup bastante tiempo y he de reconocer que he encontrado el sabor exacto que yo quería. Espero que a vosotros os guste tanto como a mí.

Lo primero que vamos a hacer es confitar los pimientos con tres dientes de ajos laminados en un buen aceite de oliva virgen extra. Lo ponemos a fuego medio-bajo y lo dejamos durante 45 minutos más o menos.
Por otro lado ponemos el tomate frito, la soja, la miel, el vinagre, el oporto y la pimienta en un cazo y lo llevamos a ebullición. Cuando rompa a hervir, lo bajamos a fuego medio. Le incorporamos los pimientos del piquillo y los ajitos. Lo trituramos y lo colamos. Lo volvemos a poner en un cazo al fuego y dejamos que cueza hasta que tenga la textura que a nosotros nos guste. Tened en cuenta que al enfriar cogerá bastante cuerpo. A mí me gusta degustarlo en frío. Es muy divertido ponerlo en un bote de kétchup y dejar que la gente se sorprenda cuando lo pruebe. Está realmente delicioso. ¡Ya me contaréis!

rojo_sobre_negro_3

Montaje del plato

Colocamos nuestros bombones de chipirones en un plato bien bonito y lo termináis con una gotita de kétchup de piquillos. Veréis que bien maridan los sabores. 😉

¡Espero que lo probéis!
¡Que aproveche gamberros!

rojo_sobre_negro_2

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *