0

XIV Edición de la cazuelica y el vino de Navarra. Hoy hablamos con Fidel del Fitero y probamos la propuesta del Caravinagre.

¡Hola gamberros! ¡Seguimos de cazuelicas! ¡Yeah! Si ayer nos decantábamos por la parte más vanguardista del concepto de la cazuelica, hoy nos vamos a inclinar por la tradición.

Vamos a hacer dos paradas en el tour gastronómico de hoy: La primera va a ser en el Fitero. Hemos podido hablar con Fidel, jefe de cocina del Fitero que ha descrito su cazuelica: “Este año presentamos un pucherico de ciervo. Es un ciervo guisadito con vino. A diferencia de la Semana del Pincho, buscamos presentar ese otro tipo de platos tan tradicionales en Navarra. Nosotros hemos optado por la caza porque es un producto muy típico de esta estación.”
Recomiendan maridar el pucherico con un Crianza de 2011 de las bodegas Príncipe de Viana de Edición Limitada.
Es una cazuelica que concentra todo el sabor de un guiso tradicional. Aunque he disfrutado mucho con los sabores del plato. He echado de menos encontrarme con distintas texturas que despertaran el paladar. A pesar de este pequeño matiz, reconozco que me da mucho gusto encontrarme con guisotes con sabores de toda la vida. ¡Muy rico!

Fitero

La segunda parada es en el Caravinagre. Es un bar que está pasando desapercibido y que, bajo mi punto de vista, está haciendo platos muy interesantes. En esta ocasión, su propuesta era un “Mamitako de atún rojo y su Gilda”.
Todo el mundo que me conoce sabe que soy tremendamente exigente con los marmitakos. Es mi plato favorito por antonomasia y mi madre y mi abuela lo bordan. Sin embargo tengo que quitarme el sombrero ante la propuesta del Caravinagre. El marmitako estaba, sencilla y llanamente, delicioso. La patata estaba blandita pero entera, el caldo gordito y el sabor era inmejorable. Además le aportaron un golpe divertido a la hora de presentar el atún. En lugar de encontrarte este noble pescado azul nadando entre las patatas, lo hicieron a la plancha con un punto perfecto de cocción y lo insertaron en una brocheta alternándolo con piparras. Sin ninguna duda es una forma muy inteligente de evitar uno de los errores más extendidos en el marmitako: que el pescado quede seco.

¡Que aproveche gamberros!

Marmitako-2

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *