0

Alitas de pollo pegajosas

¡Hola gamberros! ¿Qué tal? Hoy os voy a enseñar una receta realmente gamberra. Vamos a preparar unas deliciosas alitas de pollo pegajosas, con un color alucinante y un sabor realmente intenso. Eso sí, ya sabéis que las alitas se comen con las manos y éstas están realmente pringosas. Vamos, que no es una receta propicia para una cena romántica… Son unas alitas para comer con los colegas o con tus amigas, mientras ves el partidillo o una buena peli. ¿Cocinamos?

Alitas de pollo pegajosas

alitas_pegajosas_1

Ingredientes para 4 personas:
– 16 alitas de pollo
– 2 cucharaditas de 5 especias chinas
– 1 trozo de 5 cm de jengibre
– 4 cucharadas de kétchup
– 1 cucharadita de mostaza
– 2 cucharadas de salsa de soja
– 1 cucharada de vinagre
– 1 cucharada colmada de miel
– 1 cucharada de ajo en polvo
– 2 dientes de ajo
– Sal
– Pimienta

Precalentamos el horno a 180 ℃. Para comer las alitas en un formato diferente, lo que he hecho ha sido desencajar las articulaciones para que queden estiradas pero las podéis dejar en su forma original si lo preferís. Frotamos bien las alitas con las 5 especias chinas, la sal y la pimienta. Las colocamos en una fuente y las cubrimos con papel de aluminio. Metemos la fuente con las alitas durante 50 minutos en el horno precalentado a 180 ℃.
Mientras se hacen las alitas, vamos a preparar un glaseado que le va a dar muuuucha gracia a nuestras alita. Majamos en un mortero los dos dientes de ajo. Le incorporamos la raíz de jengibre pelada y rallada. Colocamos la mezcla en un bol y lo mezclamos con el kétchup, la mostaza, la soja, el vinagre, la miel y el ajo en polvo. Lo removemos bien hasta que quede una pasta homogénea. Lo reducimos a fuego bajo durante 10-15 minutos
Una vez hayan transcurrido los 50 minutos de horneado, sacamos las alitas del horno, les quitamos el papel de aluminio y las impregnamos bien con el glaseado. Subimos el horno a 200℃ e introducimos nuevamente las alita. Deben estar en el horno entre 30- 40 minutos. Cada 10 minutos hay que abrir el horno y pincelarlas con el glaseado.
Las alitas quedan realmente espectaculares. No os preocupéis si alguna parte queda más oscura, eso es fruto de los azúcares del glaseado que caramelizan. Tienen un aspecto sensacional. El primer impulso que tendremos será el de acompañarlas con unas patatas fritas pero yo os aconsejo que rebajéis la personalidad de las alitas aportándole un poco de frescor con una ensalada de tomate o de hojas verdes. Las ensaladas consiguen refrescar y limpiar el paladar para que los sabores se intensifiquen en la boca.

Bueno gamberrillos, ya habéis visto que es una receta muy sencilla. Os sugiero acompañar estas alitas con una birra bien fresquita y con buenos amigos.

¡Ya me contaréis!

¡Que aproveche gamberros!

alitas_pegajosas_2

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *