0

Bizcocho genovés con nata y frutos rojos silvestres

¡Hola gamberros! A estas alturas ya os habréis dado cuenta de que soy un loco de los frutos rojos… ¡Me encantan! Cuando veo en el mercado fresas silvestres no lo puedo evitar… ¡tengo que llevármelas! Son dulces, aromáticas, tienen una textura maravillosa y desprenden un aroma alucinante. Es verdad que cuando encuentro productos de estas características no me gusta tocarlos demasiado. Me encanta ponerlas en un cuenco y comérmelas mientras escucho la radio… ¡Eso es felicidad! Sin embargo hoy vamos a acompañarlas de una pareja de baile perfecta… ¡nata montada! ¡Es una combinación genial! Vamos a hacer un ligerísimo y esponjoso bizcocho genovés y lo vamos a cubrir de nata, fresas y arándanos silvestres. ¿os mola el plan?

Bizcocho genovés con nata y frutos rojos

bizcocho_genoves_nata_frutos_rojos_2

Ingredientes

Para el bizcocho genovés:
80 g. de harina
2 huevos grandes
80 g. de azúcar
20 g. de mantequilla

Para la cobertura:
1 litro de nata para montar
300 g. de fresitas silvestres
150 g. de arándonos silvestres

Vamos a empezar haciendo el bizcocho genovés. Es una receta clásica que la podéis usar para montones de postres. El bizcocho genovés es la base de muchas layer cakes (tartas de bizcocho).

Sé que es muy aburrido pero vamos a comenzar tamizando la harina. Os recomiendo que no os saltéis este paso, el bizcocho os quedará mucho más esponjoso.

Ponemos los huevos en un bol con el azúcar y los batimos hasta que hayan montado. Tienen que doblar su tamaño. Este bizcocho no lleva levadura por lo que es importantísimo que los huevos estén bien montados.
Incorporamos la mantequilla derretida a la mezcla y la integramos con movimientos envolventes. Incorporamos la harina muy delicadamente para que no pierdan aire los huevos. Una vez la mezcla esté bien lisa, la ponemos en un molde de 20 cm y la metemos al horno, precalentado previamente, a 170 ℃ hasta que tenga un color dorado. Para comprobar si el bizcocho está hecho basta con introducir un palillo en el bizcocho, si el palillo sale limpio es que ya está listo.
Una vez saquemos el bizcocho del horno lo dejamos enfriar en el molde.
Vamos a cubrir este bizcocho con unos ingredientes de lujo. Para empezar vamos a montar la nata. Os recomiendo que esté bien fría. Yo no le suelo echar azúcar pero, si a vosotros os apetece, podéis azucararla. Tened cuidado, no sobre-batáis la nata porque se os cortará. Si os ocurre eso verted la mezcla cortada en un colador y eliminad el suero. Lo que os queda en el colador es mantequilla y la podéis usarla como tal. Mola ¿no?

Cuando tengáis la nata en su punto, colocadla de forma desordenada sobre el bizcocho desmoldado. Me encanta darle un punto rústico a esta tarta. Poned las fresas y los arándanos sobre la nata. Jugad con los colores y divertíos. Por supuesto, podéis sustituir las fresas y los arándanos por vuestra fruta favorita.

El resultado es espectacular, está realmente bueno. Y tiene una presencia maravillosa. ¡Ya me contaréis qué tal os queda!

¡Que aproveche gamberros!

bizcocho_genoves_nata_fresas

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *