0

Langostinos crujientes con chutney de menta

¡Hola gamberros! Me encanta cuando en un mismo plato se combinan tal cantidad de sabores y texturas. Esta receta es una auténtica y placentera explosión de sensaciones en la boca. El crujiente de los langostinos contrasta con la melosidad del chutney, el dulce y el salado se dan la mano en la salsa y el punto picante predispone a las papilas gustativas a recibir los distintos sabores en todo su esplendor.

Es un plato exótico pero muy sencillo. Hoy vamos a cocinar unos deliciosos langostinos crujientes combinados con un alucinante chutney de menta.

Langostinos crujientes con chutney de menta

langostinos_crujientes_chutney_menta_1

Ingredientes para 4 personas

Para los langostinos crujientes:
– 16 langostinos
– Harina
– Huevo
– Panko (pan rallado japonés)
– Sal
– Pimienta

Para el chutney de menta:
– 250 ml de agua
– 75 g. de azúcar
– 1 cucharadita de maicena
– 1 manojo de menta
– 1 chile
– 5 cm de jengibre
– Cebolleta fresca
– Sal
– Pimienta

Vamos a empezar haciendo el chutney de menta. Ponemos en un cazo el agua, un pellizco de sal, la maicena y el azúcar a hervir. Tenemos que empezar partiendo de agua fría para que la maicena se disuelva sin problema. Vamos removiendo la mezcla hasta que los tres ingredientes estén bien integrados. Apagamos el fuego e incorporamos la menta (reservamos un poco para añadirla al final), la sal y el jengibre pelado y cortado en trozos grandes. Se tapa con un plato y se deja infusionar. Una vez esté frío, colamos la mezcla. Queda una consistencia melosa y con cuerpo. Le añadimos un poco de chile fresco picado (al gusto), La parte verde de la cebolleta fresca, la menta que habíamos reservado y un golpe de pimienta. Ya tenemos nuestro chutney preparado. A mi me gusta servirlo frío porque contrasta con los langostinos calientes y les aporta un punto fresco y divertido.

Para hacer los langostinos, vamos a empezar pelándolos con la precaución de mantener la colita intacta. Es simplemente por estética. Los salpimentamos y los pasamos por harina, huevo y panko. Si no disponéis de panko lo podéis sustituir por pan rallado convencional. Freímos los langostinos en abundante aceite muy caliente. Los sacamos a un plato con papel absorbente para retirar el exceso de aceite y que los langostinos queden secos y deliciosos. Se sirven acompañados del chutney de menta. Os aconsejo servirlos recién sacados de la sartén para que no se pierda el crujiente del rebozado.

Reconozco que esta receta es una de mis favoritas. Me encantan los langostinos crujientes. Por favor no paséis el punto del langostino. Aquí reside uno de los secretos de este plato. 🙂

¡Tenéis que probarlo! ¡Ya me contaréis que os parece!

¡Que aproveche gamberros!

langostinos_crujientes_chutney_menta_2

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *