4

Tarta de cuajada con corazón de cereza

¡Hola gamberros! Hoy nos vamos a lanzar a hacer una tarta realmente espectacular. La receta de hoy es fruto de muuuucha investigación. Sin embargo, y tras muchas intentonas, he conseguido llevar la tarta que tenía en la cabeza al plato. Hoy vamos a hacer una tarta de cuajada con corazón de cereza. Sobra decir que el interior lo podéis hacer con la fruta que más os guste. Ya sabéis que yo soy un loco de las cerezas y por eso he decidido hacerlo con esta fruta, sin embargo estaría buenísimo con fresas, con frambuesas, con melocotón…

El encanto principal de esta tarta es que por fuera tiene un inmaculado color blanco y que al partirla surge el corazón de fruta. Como observaréis, yo no le he añadido azúcar a las partes de cuajada, creo sinceramente que con el azúcar de la galleta y del interior de cereza es suficiente pero, por supuesto, sois libres de adaptar la tarta a vuestro gusto.
Os aviso de antemano que hacer esta tarta lleva bastante trabajo pero los diferentes pasos son sencillos. Simplemente hay que tener paciencia y respetar los tiempos de cuajado y de gelificación de las distintas partes de la tarta. Bueno gamberretes… ¿cocinamos?

Tarta de cuajada con corazón de cereza

tarta_cuajada_cereza_5

Ingredientes para 10-12 personas:
Para la base
– 200 g de galletas tipo María
– 50 g de mantequilla

Para la 1ª crema de cuajada
– 500 ml de leche entera del día
– 1 sobre de cuajada Royal

Para la 2ª crema de cuajada
– 500 ml de leche entera del día
– 500 ml de nata para montar (35% materia grasa)
– 2 sobres de cuajada Royal

Para el corazón de cereza
– 750 g de cereza
– 250 g de azúcar
– 1 chorro de kirsch
– 6 hojas de gelatina

Para decorar
– Cerezas frescas
– Menta
– Parte del coulis de cereza

Vamos a empezar haciendo el corazón de cereza de nuestra tarta. Antes de nada hay que hidratar las hojas de gelatina para que cuando las vayamos a usar estén preparadas. Vamos a continuar deshuesando las cerezas. Simplemente las partimos por la mitad y les retiramos el hueso. Las trituramos con el azúcar y las colamos para eliminar las pieles. Separamos parte del coulis de cereza, le añadimos el kirsch y lo calentamos sin que llegue a hervir. Le añadimos las hojas de gelatina hidratadas y bien escurridas. Al contacto con el líquido caliente las hojas de gelatina se desharán sin problemas. Lo unimos al resto del cuoulis y lo mezclamos muy bien. Podemos apartar un poco de esta mezcla para luego decorar nuestra tarta. Vertemos esta mezcla en un molde que sea de un tamaño inferior al que luego vamos a utilizar para montar la tarta. Lo metemos a la nevera y lo dejamos cuajar durante 2- 3 horas.

Mientras el corazón de cereza gelifica, vamos a preparar la galleta que va en la base de la tarta. Trituraremos las galletas hasta que queden convertidas en polvo. Las unimos a la mantequilla derretida. Distribuimos la mezcla sobre la base de nuestra tartera previamente forrada de papel de horno. La refrigeramos para que la mantequilla endurezca y nos quede una capa de galleta crujiente y deliciosa.

Continuamos elaborando la primera capa de cuajada de nuestra espectacular tarta. Dividimos la leche en dos partes. Calentamos 250 ml de leche en un cazo. Diluimos el sobre de cuajada en la otra mitad de leche, en los 250 ml que teníamos reservados. Cuando la leche esté a punto de hervir, le añadimos la mezcla de leche y cuajada. Lo removemos insistentemente hasta que la mezcla empiece a hervir. Cuando esto ocurra, implicará que ya tenemos lista nuestra primera capa de cuajada. La vertemos con cuidado sobre la base de galleta. La metemos en la nevera durante 1 hora más o menos.

Cuando la primera capa esté bien cuajada, le colocamos encima el corazón de cereza gelificado. Intentamos situarlo en el centro de la tarta para que luego el corte sea más bonito. Con un tenedor rallaremos la superficie tanto del corazón de cereza como de la cuajada para que la segunda capa quede bien adherida.

Nos queda la capa final de cuajada. Ponemos a hervir la nata y toda la leche menos un vaso que reservamos. Desleímos los dos sobres de cuajada en el vaso de leche. Una vez la nata y la leche estén a punto de hervir, añadimos la mezcla de nata, leche y cuajada y lo movemos bien. Una vez la mezcla empiece a hervir se retira del fuego. Antes de echarlo sobre la tarta es necesario templar la mezcla bien para que no se deshaga el corazón de cereza y la cuajada. El templado hay que hacerlo moviendo la mezcla con un cazo porque si la dejamos que enfríe sin moverla corremos el riesgo de que se nos empiece a cuajar antes de incorporarla a la tarta. Una vez tenga la temperatura correcta, lo vertemos con cuidado sobre nuestra tarta y lo dejamos 2 horas en la nevera.

tarta_cuajada_cereza_6

Transcurrido este tiempo, desmoldamos la tarta con cuidado y la decoramos con cerezas y con el coulis de cereza que teníamos reservado. También le podemos incorporar unas hojas de menta para darle color y aroma a nuestra tarta. Sin embargo, ya sabéis que tenéis absoluta libertad para decorarla como más os guste. ¡La imaginación al podeeeeer! ¡Jejejejeje!

tarta_cuajada_cereza_1

Yo os recomiendo que cortéis la tarta delante de vuestros invitados porque es un verdadero espectáculo ver la cara de sorpresa que ponen cuando descubren el corazón de cereza.

¡Qué aproveche gamberros!

tarta_cuajada_cereza_2

Salt&Pepper

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *