0

Croquetas de espárrago fresco de Navarra con jamón ibérico

¡Hola gamberros! Nos encontramos en plena semana del pincho en Navarra. Estoy alucinando con la creatividad, la técnica y los sabores que estoy descubriendo en los bares de Pamplona. Por eso, me he lanzado a haceros un pinchito para quedar bien con los colegas, familiares, novios o novias. He intentado unir dos de mis comidas favoritas en un pincho que es mucho menos clásico de lo que parece: Unas croquetas de espárragos frescos de Navarra con jamón ibérico. Una de las particularidades de esta croqueta es que no tiene leche. Reconozco que cuando se me ocurrió la idea, no tenía muy claro que fueran a salir bien pero la realidad es que el resultado es espectacular. Estoy especialmente contento con esta receta y, por supuesto, me apetece compartirlo con vosotros.

Croquetas de espárrago fresco de Navarra con jamón ibérico

croquetas_esparragos_navara_ibericos_3

Ingredientes:

– 1 litro de agua de cocción de espárragos o de crema casera de espárragos
– 40 g. de mantequilla
– 4 cucharadas colmadas de harina
– 100 g. de jamón ibérico
– Sal (si hace falta, yo no le suelo poner)
– Harina para empanar
– 2 Huevos
– Pan rallado

¡Vamos a ponernos a cocinar! Lo primero que vamos a hacer es calentar el agua de cocción de los espárragos. Si no disponéis de agua de cocción, podéis sustituirlo por el líquido de una lata de espárragos. Suele tener mucho menos sabor por lo que os recomiendo que lo trituréis con los propios espárragos, lo coléis y con esta cremita hagáis las croquetas.

Mientras se calienta el caldo ponemos la mantequilla en una sartén y cuando esté caliente incorporamos la harina y la sofreímos a fuego medio. Tened cuidado que no se queme. Cuando la harina esté levemente tostada le vamos incorporando el agua de cocción caliente poco a poco y removiendo enérgicamente con unas varillas para evitar que salgan grumos. Una vez esté todo el líquido incorporado, dejamos que cueza unos minutos para que la harina pierda el sabor a crudo.

Para comprobar que la bechamel tiene la textura perfecta para las croquetas, yo suelo coger una cuchara de palo y hacer una ralla de lado a lado de la sartén, dividiendo la farsa en dos. Si ambos lados de la bechamel se unen rápidamente, hay que dejar que reduzca un poco más pero si, por el contrario, tarda unos segundos en unirse significa que la bechamel ya está lista.

Retiramos del fuego la bechamel y agregamos el jamón cortado muy pequeñito. En este momento es recomendable comprobar si necesita o no sal. Lo removemos bien y lo dejamos enfriar

Formamos las croquetas, las enharinamos, las pasamos por huevo y pan rallado y las freímos.

Estoy seguro de que os van a sorprender estas croquetas. Son absolutamente deliciosas. ¡Probadlas! ¡No os vais a arrepentir!

¡Que aproveche gamberros!

croquetas_esparragos_navara_ibericos_3

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *