0

Pollo de corral asado con miel y mostaza acompañado de patatas caramelizadas

¡Hola gamberros! El pollo asado es, ha sido y será un plato de domingo. Normalmente es una receta que está reservada para ocasiones especiales, sin embargo a mi, cada vez me parece menos especial y más aburrido. Las pechugas suelen quedar secas, los sabores siempre son los mismos y las patatas fritas me parecen el colmo del tedio. Por eso, y tras unos cuantos experimentos, he conseguido un pollo asado que realmente me satisface, me gusta y me divierte. Por supuesto, un pollo de domingo de estas características tiene que ir acompañado de unas patatas que estén a la altura. Hoy vamos a hacer unos muslos de pollo de corral asado con miel y mostaza acompañado de unas deliciosas patatas caramelizadas con vinagre balsámico. Sí, está tan bueno como parece.

Pollo de corral asado con miel y mostaza acompañado de patatas caramelizadas

pollo_asado_miel_mostaza_patatas_caramelizadas

Ingredientes para 4 personas
– 4 muslos de pollo de corral
– 2 cucharadas de mostaza de Dijon
– El zumo de 1 limón
– 2 cucharadas de miel
– 1 bote de patatas cocidas
– 1 puñado de tomates cherry
– 1 cucharada de azúcar moreno
– 1 chorro generoso de vinagre balsámico
– 2 ajos
– 1 trozo de pimiento rojo
– Perejil
– Aceite de oliva virgen extra
– Sal
– Pimienta

Estoy convencido de que vais a disfrutar mucho haciendo esta pedazo receta. Es realmente sencilla y el resultado es francamente espectacular.

Yo suelo hacer el pollo asado únicamente con muslos porque, de esta manera, todo requiere el mismo tiempo de cocción. Lo primero que vamos a hacer es limpiar bien los muslos de pollo. Comprobad que los muslos están bien desplumados y que no les queda ninguna. Reconozco que, en este sentido, soy bastante maniático. Los salpimentamos. Colocamos los muslos sobre una fuente previamente untada en aceite y lo introducimos al horno precalentado a 230 grados durante 30 minutos. Luego bajamos la temperatura a 200 grados y horneamos 1 hora más.

Mientras el pollo está en el horno, vamos a hacer el glaseado que va a convertir un típico y aburrido asado en un sorprendente y delicioso plato. Vamos a mezclar las dos cucharadas de mostaza y el zumo de un limón con las dos cucharadas de miel. Lo batimos hasta que esté bien integrado todo. Una vez haya transcurrido media hora de horneado, pintad con este maravilloso glaseado los muslos de pollo. A lo largo de todo el horneado, os recomiendo que glaseéis el pollo 4 o 5 veces o hasta terminar con la mezcla. La miel, junto con la mostaza caramelizará y se creará un glaseado dorado, brillante y riquísimo.

Para hacer las patatas caramelizadas que van a dar el toque final a nuestro asado, vamos a empezar laminando los dos dientes de ajo, troceando el pimiento rojo y sofriendo todo junto a fuego medio en un buen aceite de oliva. Después introducimos las patatas cocidas en conserva bien escurridas y esperamos a que se doren levemente. Una vez tengan un color bonito, añadimos los tomates cherry, un buen chorro de vinagre balsámico, el azúcar y esperamos a que caramelice. Cuando el azúcar se haya deshecho, se haya integrado con el vinagre y las patatas y los tomates hayan caramelizado ligeramente, le añadimos un buen puñado de perejil picado toscamente y lo retiramos del fuego.

La combinación de nuestro espectacular pollo junto con estas exquisitas patatas van a convertir tu asado del domingo en toda una orgía gastronómica.

¡Probadlo! Estoy seguro de os va a encantar.

¡Qué aproveche gamberros!

pollo_asado_miel_mostaza_patatas_caramelizadas_2

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *