0

Zamburiñas gratinadas crujientes

¡Hola gamberros! Hoy vamos a hacer una de esas recetas escandalosamente sencillas y maravillosamente deliciosas. ¡Es tan fácil de hacer que hasta me da vergüenza! Sin embargo, si vuestros invitados os preguntan, mentid como bellacos. Decidles que es una receta complicada, que requiere mucha elaboración y, por supuesto, no les rebeléis nunca la receta. Digamos que esto va a ser un secretillo entre tu y yo, ¿vale? ¡Jejejeje! ¿Vamos al lío?

Zamburiñas gratinadas crujientes

zamburiñas_gratinadas

Ingredientes:
– 20 zamburiñas (He calculado 5 zamburiñas por persona)
– ½ barra de pan
– 3 dientes de ajo
– 1 manojo de perejil
– 1 cucharadita de copos de chile o una par de cayenas bien majadas (opcional)
– Sal
– Pimienta
– Aceite de oliva (variedad picual)

Vais a alucinar con lo sencilla y rica que es esta receta. Vamos a empezar limpiando las zamburiñas. Yo no les quito el coral porque me parece que tiene un sabor y una textura interesantes. Procurad que no quede ningún resto de arena porque es bastante desagradable en boca. Secamos bien las zamburiñas y las colocamos cada una en su concha.

Precalentamos el horno a 230 grados y mientras vamos a hacer una mezcla de pan aromática que colocaremos encima de cada una de nuestras zamburiñas. Cortamos el pan en ruedas y lo metemos en una picadora o un robot de cocina. Le añadimos los dientes de años pelados, los copos de chile, una buena cantidad de perejil, sal y pimienta, y lo trituramos todo junto hasta que quede con la textura de un pan rallado. Habréis observado que el perejil tiñe de un verde precioso toda la mezcla. Seguramente obtendréis mucha más cantidad de la que necesitáis pero ni se os ocurra tirarlo. Con el pan aromatizado que os sobre podéis empanar carnes o pescados y quedarán geniales. Eso sí, antes de guardarlo en un bote es recomendable extenderlo en una bandeja de horno y dejarlo secar un poco.

Vamos a proceder al montaje del plato. Colocamos todas las zamburiñas en una fuente de horno. Ponemos una buena cantidad de nuestro pan aromático sobre cada una de ellas y terminamos salpicándolas generosamente con aceite de oliva.

Metemos las zamburiñas en la parte media del horno y las sacamos cuando las migas superiores tengas un bonito tono dorado.

zamburiñas_gratinadas_2

Lo maravilloso de esta receta es que cuando la parte superior está dorada la zamburiña está en su punto exacto de cocción, los líquidos humedecen parte de las migas de pan y adquieren una textura melosa que contrasta con el punto crujiente del exterior. De verdad, tenéis que probar esta receta porque os va a encantar.

¡Qué aproveche gamberros!

zamburiñas_gratinadas_3

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *