0

Tarta Tatin de pimientos

¡Hola gamberros! Una de mis mayores aficiones como cocinero gamberro que soy es la de trasladar recetas clásicas a mi terreno. Hoy vamos a hacer una tarta Tatin. Tradicionalmente, esta tarta se suele hacer de manzana. Tiene una particularidad y es que ser hornea con la masa encima en lugar de abajo. Aunque la receta original es deliciosa hoy vamos a darle una vuelta de tuerca. Esta receta francesa se puede hacer, efectivamente, con manzana pero también se puede innovar usando peras, higos o albaricoques. Hoy vamos a hacer su equivalente en salado, vamos a hacer una tarta Tatin de pimientos morrones. Me encanta esta receta porque la melosidad y el dulzor de los pimientos contrasta con la masa crujiente y el sabor salado del queso. Además queda especialmente bonita. Es un plato muy sencillo que tiene apariencia de plato de fiesta.

Tarta Tatin de pimientos

tarta_tatin_pimientos_1

Ingredientes:

– 2 pimientos morrones rojos
– 1 pimento morrón verde
– 1 pimiento morrón amarillo
– 1 cuña de queso emmental
– 1 lata de aceitunas negras in hueso
– 1 plancha de hojaldre
– Aceite de oliva variedad arbequina

Vamos a empezar asando los pimientos. Calentamos el horno a 200 y ponemos en una bandeja los pimientos bien limpios. Yo no suelo echarle ni sal ni aceite porque resbala en la piel y considero que no merece la pena. Se introducen en el horno bien caliente y se hornean durante 35-40 minutos más o menos. Sacamos los pimientos del horno cuando aun estén calientes, los ponemos en un bol y los cubrimos con papel plástico. Los dejamos reposar durante 10 minutos más o menos. El calor que desprenden los pimientos genera una humedad que luego contribuye a que se pelen fácilmente.

Mientras tanto vamos a triturar las aceitunas con un poco de aceite de oliva. Debe quedar una pasta uniforme. Si no os apetece hacer este paso, podéis simplemente picarlas.

Rallamos una buena cantidad de emmental. En realidad podéis escoger el queso que más os guste. Yo he optado por este queso porque me gusta como funde y el punto de sal que le aporta a los pimientos. Al hornearse, se crea una capa muy agradable de queso que añade una textura más a nuestra genial tarta.

Una vez tengamos los pimientos pelados, los cortamos en tiras. Forramos una tartera con papel de horno para que no se peguen los pimientos y se pueda desmoldar con facilidad. En otro tipos de tarta se puede poner un poco de mantequilla y harina para en esta en particular es necesario poner papel. Los pimientos tienen una gran cantidad de azúcares y se suelen pegar al fondo con facilidad. Colocamos los pimientos en la tartera combinando los tres colores y teniendo en cuenta que lo que se ponga en el fondo va a ser lo que luego se va a ver arriba. Luego le echamos una buena capa de queso. Estiramos el hojaldre con ayuda de un rodillo y extendemos una cucharada generosa de la pasta de aceitunas. Colocamos el hojaldre sobre los pimientos y el queso poniendo la cara que está cubierta con la pasta de aceitunas sobre nuestros ingredientes. Metemos bien los bordes del hojaldre y retiramos el exceso. Lo pinchamos unas cuantas veces con el tenedor.
Horneamos a 200 grados con el horno precalentado durante 30 minutos más o menos. El hojaldre debe estar dorado e hinchado.
Cuando saquemos la tarta del horno la dejamos templar 5 o 6 minutos. Le damos la vuelta con ayuda de un plato y le retiramos el papel de horno con cuidado. Queda realmente espectacular. A mi me gusta terminar el plato con un hilo de aceite de arbequina y unas escamas de sal maldon.

tarta_tatin_pimientos_4

Este plato se puede comer caliente, templado o frío. A mi personalmente me encanta acompañado de un buen vaso de cervecica bien fría. ¡Hacedlo y ya me contaréis! 🙂

¡Qué aproveche gamberros!

tarta_tatin_pimientos_3

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *