0

Bocaditos de rape adobado

¡Hola gamberros! Hoy voy a tirar de mis raíces andaluzas por parte de padre para coger uno de los clásicos de esta maravillosa cocina, como es el pescaíto frito, y darle una vuelta de tuerca. Vamos a darle un poco de alegría al adobo. ¡Yo creo que os va a sorprender! Aunque el recuerdo que tengo más a flor de piel es el cazón en adobo, yo hoy voy a optar por el rape. Me encanta la textura que le queda a este pescado una vez frito. Sin embargo, ya sabéis que podéis elegir el pescado que más os guste. 🙂

¿Preparados para cocinar?

Bocaditos de rape adobado

bocaditos_rape_adobado

Ingredientes:
– 200 g. de rape
– 3 limas
– 3 ajos
– 1 cucharadita de pimentón de la vera
– 1 cucharada de soja
– 2 cm de jengibre
– Pimienta
– Harina de trigo
– Harina de garbanzo
– Aceite de oliva
– Sal

Me encanta la fusión y si se realiza con un poco de cabeza da resultados realmente espectaculares. Sobretodo en este caso en el que el exterior es convencional y al morderlo… ¡Zas! ¡Estallido de sabor!

Vamos a empezar con el adobo del pescado. Pelamos el jengibre y los ajos y lo majamos en el mortero. Cuando tenga la textura de una pasta, le añadimos la salsa de soja, el zumo y la ralladura de las tres limas. Incorporamos el pimentón de la vera y la pimienta. Si queréis le podéis añadir un punto picante con una cayena, un poco de chile o tabasco. Yo en esta ocasión, y sin que sirva de precedente ¡jajajajaj!, no le he echado picante. Como habéis podido observar no le he añadido sal al adobo porque la soja le da el punto de salazón que necesita. Si vosotros queréis, le podéis añadir un pellizco pero con cuidadito de que no os quede salado.

Cortamos los filetes de rape en trozos pequeñitos, de bocado y los ponemos en un bol. Los cubrimos con el adobo y los masajeamos bien para que el pescado adquiera todos los sabores y matices del adobo. Lo dejamos reposar en el frigorífico durante 1 hora más o menos.

Para que quede el punto crujiente que a mi me gusta tengo un secretillo heredado de mi ama que funciona impresionantemente bien. En lugar de enharinarlo simplemente con harina de trigo, echo la mitad de harina convencional y la otra mitad de harina de garbanzo. Esta segunda harina le da un punto muy crujiente, muy agradable.

Escurrimos bien el pescado del adobo y lo enharinamos con la mezcla de harinas anterior. A mi no me gusta que tenga un gran exceso de harina por lo que suelo colocar los trocitos de pescado enharinados en un colador y los voy moviendo para deshacernos de la harina sobrante.

Ahora es el momento de la fritura. Poned una sartén honda al fuego con abundante aceite de oliva. Cuando el aceite esté bien caliente vamos friendo el pescado en tandas pequeñas para que el calor del aceite no descienda demasiado. Cuando estén dorados los sacamos a una fuente con papel absorbente. Luego los colocamos en los platos y… ¡A comeeeeer!

¡Ya me contaréis que os parece mi receta de pescaíto frito fusión power! ¡Jajjajajaj!

¡Qué aproveche gamberros!

bocaditos_rape_adobado_2

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *