0

Panacota de vino blanco sobre sopa de fresas

¡Hola gamberros! Cualquier menú que se precie debe terminar con un postre que esté a la altura. Hoy os voy a proponer un postre adulto, de sabores complejos e interesantes, realmente delicioso y estéticamente muy atractivo. Hoy vamos a hacer una panacota de vino blanco sobre sopa de fresas.

Panacota de vino blanco sobre sopa de frutos rojos

panacota3

Ingredientes

Para la panacota:
– ½ litro de vino blanco
– 3 vasos de nata
– 3 cucharadas de azúcar
– 1 vaina de vainilla
– 1 anís estrellado
– 1 rama de canela
– 2 vainas de cardamomo
– 5 hojas de gelatina

Para la sopa de fresas:
– ½ Kilo de fresas
– 1 chorro de vinagre balsámico
– 4 cucharadas de azúcar
– Pimienta rosa

Vamos a empezar poniendo a macerar las fresas. Las lavamos bien, las cortamos a la mitad y las ponemos en un bol. Les echamos el azúcar, un golpe de pimienta rosa molida y un chorretón de vinagre balsámico. Os puede extrañar el vinagre y la pimienta en la sopa de fresas pero os aseguro que les da un punto realmente interesante. Ambos ingredientes realzan el sabor de las fresas. Las revolvemos bien y las dejamos macerar en el frigorífico. Ahora es el momento de poner en agua las hojas de gelatina para que se hidraten.

Mientras reposan las fresas vamos a empezar a hacer la panacota. Lo primero que vamos a hacer es aromatizar el vino blanco. Os recomiendo utilizar un vino con notas frutales y un punto dulzón. Lo ponemos a reducir en un cazo con el azúcar, la vaina de vainilla, el anís, la canela y el cardamomo. Debe reducir a la mitad. Cuando esté listo el vino, lo colamos, lo volvemos a poner en el cazo y lo volvemos a calentar. Le incorporamos la nata y cuando empiece a hervir, lo apagamos y echamos las hojas de gelatina previamente hidratadas. Con el calor de la mezcla la gelatina se deshace enseguida. Echamos la mezcla en flaneras y las metemos en el frigorífico. Dejamos reposar las panacotas hasta que haga efecto la gelatina. Normalmente suele tardar un par de horas.

Vamos a continuar haciendo la sopa de fresas. Las trituramos echándole todo el jugo que hayan soltado. Debemos triturarlo muy finamente. Colocaremos esta sopita deliciosa en el fondo del plato. Sobre ella vamos a poner las panacotas desmoldadas. Si tenemos dificultades en extraer los flanes del molde os recomiendo meterlos en agua caliente durante unos segundos para que se desmolden con facilidad. Como el vino pesa más que la nata se crean dos texturas diferentes y muy interesantes.

Os recomiendo decorar las panacotas con unos frutos rojos.

Estoy seguro de que os va a sorprender este riquísimo postre. ¿Os animáis a hacerlo?

¡Qué aproveche gamberros!

panacota1

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *