0

Raviolis de carrilleras sobre crema ligera de calabaza y mandarina

¡Hola gamberros! Hoy os voy a presentar uno de los ingredientes más agradecidos y más versátiles que podemos encontrar en la mayoría de los supermercados asiáticos: la pasta wonton. Se trata de una masa finísima que nos permite hacer, con facilidad, todo tipo de pastas rellenas. Se puede cocer o freír. Hoy, vamos a fusionar este ingrediente japonés con un guisote típico de nuestra tierra. Vamos a realizar unos raviolis rellenos de carrilleras al vino tinto. Lo vamos a acompañar de una crema ligera de calabaza y mandarina que va a hacer resaltar los sabores y los aromas de las carrilleras. Ya habréis deducido que es un plato que realmente me apasiona. Está delicioso, es elegante y la gente flipa en colores con esta receta.

¡Vamos a cocinar gamberrillos!

Raviolis de carrilleras sobre crema ligera de calabaza y mandarinas

raviolis3

Ingredientes
Para los raviolis:
– 1 paquete de pasta wonton
– 6 carrilleras de cerdo ibérico
– 2 zanahorias grandes
– 1 cebolla
– 1 diente de ajo
– 1 rama de apio
– 1 bouquet garni
– ¾ litro de un buen vino tinto
– Azúcar
– Sal
– Pimienta
– 1 nuez de mantequilla
– Aceite de oliva
Para la crema ligera de calabaza y mandarina:
– ½ kilo de calabaza
– 2 mandarinas
– Sal
– Pimienta

Vamos a empezar haciendo el relleno de nuestros raviolis. Echamos un chorrete generoso de aceite de oliva a una cazuela y cuando esté bien caliente, doramos las carrilleras salpimentadas y las sacamos a un plato. En esa misma cazuela y con el mismo aceite, para no perder sabores por el camino, rehogamos las zanahorias, los ajos y la cebolla cortada en brunoise. Cuando estén blanditas las verduras echamos el vino, la rama de apio y el bouquet garni. Lo llevamos a ebullición e incorporamos las carrilleras. Si lo hacemos con olla express, la cerramos y cuando suba la válvula, bajamos el fuego al mínimo y lo dejamos durante media hora.

Si lo hacemos en olla convencional, se baja el fuego y se cuece durante 1 hora y media o 2 horas.

Rectificamos de sal y pimienta.

Una vez tenemos las carrilleras preparadas, las picamos junto con las verduras. Con esta farsa vamos a rellenar la pasta wonton. Los raviolis se realizan igual que si fueran empanadillas. Para que se peguen las dos partes del ravioli hay que mojar los bordes de la pasta con un poco con agua que hará de pegamento. Se pueden realizar en triángulo o en rectángulo.

DSC_1044 copia

Esta pasta se cuece muy rápidamente. Llevamos a ebullición el vino de la cocción de las carrilleras y, en esta salsa, cocemos durante medio minuto los raviolis. Colamos el vino y lo reducimos. Le añadimos una cucharada de azúcar y una nuez de mantequilla que le dará un brillo muy especial a la salsa.

Para realizar la crema ligera de calabaza, vamos a cortar la calabaza en tacos. La cocemos hasta que esté blandita y la trituramos muy finamente con parte del líquido de la cocción, la ralladura de dos mandarinas y el zumo de las mismas. Salpimentamos. La calabaza y la mandarina combinan perfectamente, son dos sabores que empastan muy bien, os va a encantar.

Para la presentación vamos a poner en la base del plato la crema de calabaza y mandarina, colocamos dos o tres raviolis y luego bañamos con la reducción de vino.

Es un plato elegante, sabroso, divertido, estéticamente atractivo… ¡Es el plato perfecto!

¡Qué aproveche gamberros!

raviolis2

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *