0

Mermelada de calabaza

¡Hola gamberros! A estas alturas ya habréis podido observar que la calabaza es uno de mis ingredientes favoritos. ¡Me parece tan versátil! ¿Y qué me decís de su color? Simplemente preciosa. Posiblemente, después de todas las calabazas que me han dado… ¡les he cogido cariño! ¡jjejeje!

Últimamente, se han puesto de moda las mermeladas diferentes. Ahora en el mercado te puedes encontrar una variedad casi infinita de sabores y aromas en el terreno de las mermeladas. Sin embargo en los pueblos siempre se han hecho mermeladas muy originales, de hecho, no deja de ser una forma de conservación.

La mermelada de calabaza no es un invento mío, ni muchísimo menos. Esta receta ya la hacía mi madre cuando yo era pequeño. Todas las vecinas estaban perdidamente enamoradas de la mermelada de calabaza de mi madre. Sin embargo, mi madre, muy digna ella, guardaba celosamente la receta de la famosa mermelada… ¡Y ahora voy yo y la publico en mi blog! ¡Jajjaja! La verdad es que aunque la receta es la misma, a nadie le queda como a mi madre. Os va a encantar el sabor de esta mermelada. Está buenísima, simplemente con una tostada de pan y mantequilla, también combina muy bien con quesos de sabores potentes y está deliciosa acompañando tartas de crema o de queso. ¡Yo ya estoy salivando! ¿Os apetece que nos pongamos manos a la obra?

Mermelada de calabaza

DSC_0748

Ingredientes:
– ½ Kilo de calabaza
– 250 g. de azúcar
– 1 lima

Aunque parece una receta sofisticada, la verdad es que es muy pero que muy sencilla. Lo primero que vamos a hacer es cortar la calabaza en trozos. La cocemos en abundante agua hasta que esté blandita, suele tardar entre 20- 30 minutos. Una vez cocida la calabaza, se escurre bien, se pone en un cazo con el azúcar y se cuece a fuego lento. Se le añade el zumo de media lima. Una vez tenga la consistencia de una mermelada (podéis dejarle la textura que a vosotros más o guste) le agregamos la ralladura de 1 lima y apartamos del fuego. De esta manera, se mantiene el aroma de la lima que le da un punto muy especial a nuestra mermelada. Normalmente no hay que triturarla porque la calabaza se deshace.

¡Ya tenemos preparada nuestra mermelada! Ahora solo queda tostar unas buenas rebanadas de pan de pueblo y disfrutar de esta deliciosa mermelada.

¡Qué aproveche gamberros!

DSC_0747

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *