0

Ensalada de burrata y pesto

¡Hola gamberros! En la receta que vamos a hacer hoy se reúnen varios factores: Por un lado se encuentra mi tedio a las ensaladas aburridas, por el otro mi incontrolable pasión por las hierbas aromáticas y el queso y, por último, el trasfondo de cocina italiana del plato. Todo esto convierte la receta en una de mis favoritas. Este, es uno de esos platos que siempre me apetecen comer, que satisfacen tanto mi lado gastronómico como mi lado artístico.

Ahora estaréis pensando… ¿qué es eso de burrata? Se trata de un queso fresco italiano con un exterior muy parecido a la mozzarella que, al partirlo, deja ver un interior cremoso y muy suave. Me encanta porque transfiere un universo de texturas al plato. Si no lo encontráis, lo podéis sustituir por mozzarella pero os recomiendo que lo busquéis porque, realmente, es una experiencia.

No puedo dejar pasar la oportunidad de invitaros a que investiguéis las queserías de vuestra ciudad. El mundo de los quesos es muy amplio y enriquecedor. Encontrar una buena quesería les puede dar una nueva dimensión a vuestros platos. Yo, personalmente, estoy enganchado a La quesería de Guillermo, situada en el mercado nuevo de Pamplona. Es una tienda especializada en quesos de importación pero sin perder de vista nuestro maravilloso producto local. Aquí puedes encontrar los quesos más sorprendentes y, también, los más tradicionales. Si en Pamplona hay un templo del queso, sin ninguna duda, es La quesería de Guillermo.

Bueno gamberrillos, habrá que ponerse a cocinar, ¿no?

Ensalada de burrata y pesto

DSC_0241

Ingredientes
Para el pesto
– 30 g. de albahaca
– 30 g de piñones
– Queso Parmesano al gusto
– 1 diente de ajo
– Aceite de oliva virgen extra
– Pimienta

Para la ensalada
– Pesto
– 4 burratas individuales (o mozzarella)
– 4 espárragos trigueros
– Hojas tiernas de albahaca
– Tomates cherry
– 1 bolsa de brotes tiernos
– Vinagre
– Aceite de oliva
– Sal

Vamos a empezar haciendo el pesto. Hoy vamos a hacer un pesto italiano clásico. Reconozco que es una de mis salsas favoritas. La uso para acompañar un montón de platos, desde ensaladas, hasta pasta o pollo. Además es muy fácil de hacer. Ponemos las hojas de albahaca, los piñones, el parmesano, el ajo, la pimienta y parte del aceite de oliva en una trituradora y lo picamos hasta que tenga la consistencia de una pasta. Idle añadiendo el aceite de oliva poco a poco hasta que consigáis la textura que a vosotros más os guste. A la hora de incorporarle sal, tenéis que tener mucho cuidado porque el parmesano es salado y dependiendo de la cantidad de queso que le echéis necesitará mas o menos sal. Una vez esté el pesto hecho, se puede conservar unos cuantos días en la nevera, siempre y cuando tengamos la precaución de cubrir la superficie con aceite de oliva.

Ya hemos hecho la parte más complicada de la ensalada. Ahora solo queda aliñar los brotes tiernos con aceite, vinagre y sal y colocarlo en un lado del plato. Se pone una buena base de pesto en el fondo, que va a servir de cama para la burrata. Le damos unos cortes en la paste superior al queso y le introducimos sal, pimienta y una cucharada de pesto. Lo acompañamos de unos tomates cherry con sal y pimienta, los espárragos trigueros escaldados o a la parrilla y unas hojas pequeñitas de albahaca. A mi me encanta colocar los ingredientes de esta ensalada como si estuviera pintando un lienzo, ¡dejaos llevar por la creatividad! Jugad con la disposición de los tomates, de la albahaca, del queso… Y, por supuesto, añadidle cualquier ingrediente que os apetezca. ¡Sentíos libres y creativos!

Ahora solo queda sentarse a la mesa y… ¡a comeeeeeeer!

¡Qué aproveche gamberros!

DSC_0234

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *