0

Mousse de cava. ¡Feliz año nuevo!

¡Hola gamberros! ¡Último día del año! Ha sido un año repleto de experiencias, de buenas y malas noticias pero, sobre todo, ha sido el año en el que he cumplido el sueño de compartir mis recetas con todos vosotros, mis gamberros y gamberras de pura cepa.

Por eso, me apetecía estrenar el nuevo año brindando con vosotros con una copita de cava. Sin embargo en mi cocina, a veces, las cosas no son lo que parecen y he convertido el cava en una mouse deliciosa, elegante y con un punto muy sofisticado. ¿Quién dijo que los gamberros no somos tíos con clase?

¡Venga, vamos a despedir el año con la mandarra puesta!

Mousse de cava

DSC_0249

Ingredientes
Para la mouse:
– 1 botella y ½ de cava
– 250 g de azúcar
– 500g de nata para montar
– 5 hojas de gelatina
Para la gelatina:
– ½ botella de cava
– 150 g de azúcar
– 8 gelatinas
– Frambuesas o cualquier fruto rojo que os guste.

Hoy toca postre de fiesta así que vamos a ponernos el delantal guapo, ¡Jjejejej! Lo primero que tenemos que hacer antes de empezar a cocinar es meter las hojas de gelatina, una a una, en un bol con agua fría para que se vayan hidratando. Vamos a empezar haciendo la mousse. Ponemos en un cazo botella y media de cava con 250 g de azúcar. Tened en cuenta que al echar el azúcar, el cava sube y se os puede escapar del cazo así que echadla poquito a poquito. Lo ponéis a hervir a fuego medio hasta que el cava reduzca a la mitad.

Mientras tanto montamos la nata, yo en esta ocasión la he montado a mano para combatir los excesos navideños. Reconozco que me siento satisfecho y dolorido. Hay que dejar la nata bien firme para que luego tenga una textura agradable. Diluimos 5 hojas de gelatina, previamente hidratadas, en el cava reducido aun caliente y removemos hasta que las hojas de gelatina se deshagan. Removemos la mezcla hasta que temple y cuando esté tibio lo incorporamos a la nata montada con movimientos envolventes (y cariñosos) para no perder el aire que hemos introducido en la nata. Lo disponemos en copas y lo metemos al frigorífico durante 2 horas. Es importante que esta mezcla esté cuajada a la hora de ponerle encima la gelatina.

Para hacer la gelatina que va a coronar nuestro postre, ponemos en un cazo la ½ botella de cava con el azúcar y lo llevamos a ebullición. Dejamos que reduzca un poco, lo retiramos del fuego y le incorporamos las 8 gelatinas restantes. Lo removemos hasta que temple un poco.

Sacamos las copas con la mousse del frigorífico, le ponemos las frambuesas y vertemos la mezcla de la gelatina por encima. Lo volvemos a meter al frigorífico durante 8 o 9 horas. Cuando lo saquemos de la nevera, preparaos para que la gente os reciba con la boca abierta y salivando a mares. Este es uno de esos postres apetecibles, sexys, ricos, delicados, estéticamente atractivos… ¡Os vais a quedar con la peña! 😉

Ahora, os voy a pedir un favorcito, antes de meter la cuchara en la mousse y descubrir las capas de este sorprendente postre… ¡Brindad por mi! 🙂

¡Feliz año nuevo gamberretes!

¡Os mando un abrazo gamberro! ¡Jejejjej!

DSC_0255

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *