0

Crema de “cabalaza” asada con queso especiado

¡Hola gamberros! Cuando somos pequeños cualquier evento puede marcar nuestras vidas. Esto fue, precisamente, lo que le pasó a mi primo pequeño Iker. Cuando en el colegio estudiaron Halloween, mi primo, con sus tiernos 3 añitos, quedó tremendamente seducido por las calabazas. Desde ese mismo instante le empezó a pedir a mi abuela y a mi tía que le hicieran de comer crema de “cabalaza”. La complejidad de la palabra unida a la lengua de trapo de Iker convirtieron la calabaza en “cabalaza”. Nosotros intentábamos que rectificara – Iker, ¿quieres para comer crema de calabaza?… A lo que él, muy serio (y con cara de decir algo muy importante) respondía – No, quiero para comer crema de “cabalaza”. Después de varios intentos de que el peque dijera bien la palabra, nos dimos por vencidos… Así que, a partir de ahora, y ya para siempre, me quedo con el término “cabalaza”. ¡Jajajaj!. Hoy ha llegado el momento de rendir un merecido homenaje a mi campeón de 3 añazos. Por supuesto, vamos a hacer… ¡Crema de “cabalaza”! ¡Jejjejej! Vamos a hacer una de mis cremas favoritas. Los sabores de la calabaza se fusionan con el del queso y las especias y convierten un clásico plato de cuchara en una explosión de sensaciones. ¡Vamos a la cocina! 🙂

Crema de “cabalaza” asada con queso especiado

DSC_0892

Ingredientes

– 1 “cabalaza” grande
– 250 ml de nata para cocinar
– 1 cebolla
– 1 ajo
– 1 tarrina de queso de untar
– Pimienta
– Perejil
– Chile en copos
– Cebollino
– Sal
– Aceite de oliva virgen extra

Muchas veces hacemos cremas de calabaza que apenas tienen sabor. Os voy a dar un truco para extraer todos los sabores y aromas de la calabaza. Vamos a empezar pelando la calabaza y partiendo su carne en trozos. La colocamos en una fuente de horno con un chorro de aceite de oliva, sal y pimienta. Horneamos la calabaza a 200 grados hasta que esté blanda y los bordes estén tostados. Cuando la calabaza se dora un poco, surgen sabores que recuerdan mucho a los frutos secos.

Cuando la calabaza esté asada, se tritura con el brick de nata y se rectifica de sal y pimienta. Debe quedar una textura muy fina. Cuando la crema esté bien turbinada, la ponemos en un cazo y le damos un hervor para que recupere el color y se caliente.

Mientras se hace la calabaza, vamos a proceder a hacer el queso especiado. Batimos con unas varillas una tarrina de queso de untar. El queso debe estar a temperatura ambiente. Cuando se hablando un poco le incorporamos pimienta, perejil muy picadito, chile en copos, cebollino, sal y la cebollita previamente pochada. Lo unimos todo y cuando se hayan integrado todos los ingredientes, lo dejamos reposar en el frigorífico durante 1 hora más o menos.

Se sirve la crema acompañada de un chorrete de aceite de oliva (a mi me gusta la variedad Picual para este plato) y una quenelle del queso especiado.

Resulta una receta muy fácil y muy sabrosa. ¡Ya me contaréis!

¡Qué aproveche gamberros!

DSC_0840

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *