0

Empanadillas. ¿Qué me llevo de picnic?

¡Hola gamberros! La comida tiene que ser algo divertido y muchas veces caemos en el aburrimiento cuando la asociamos a determinadas situaciones. Hoy vamos a hablar de los picnics. La mayoría de las veces que vamos a pasar el día al campo o a la playa solemos tener dos únicas opciones: El bocadillo de lomo con pimientos o el de tortilla de patata. Me explico, yo soy un fanático de la tortilla de patata pero considero que hasta en estas situaciones viene bien una buena sorpresa gastronómica. Hoy os voy a proponer una receta perfecta para llevar de picnic. Vuestros colegas van flipar cuando en lugar del tradicional bocata saquéis de la mochila unas deliciosas empanadillas. Os aconsejo que llevéis algunas de más para agasajar a vuestro hambrientos amigos cuando os miren con ojillos de cordero degollado y salivando como un bulldog. ¡Jejejej! Hoy vamos a hacer las empanadillas tradicionales, más adelante os enseñaré unas cuantas variantes que he hecho.

Empanadillas

DSC_0027

Ingredientes para 4 personas.
Para la masa:
– 1 vaso de leche
– ½ vaso de aceite de girasol
– Harina (la que pida, luego os explico)
– ½ cucharadita de bicarbonato sódico.
– Sal
Para el relleno:
– Carne de cocido (también queda genial con pollo asado o con cualquier carne sobrante de una comida anterior)
– 1 cebolla
– 1 lata de tomate triturado
– 1 pimiento verde
– 1 diente de ajo
– Sal
– Pimienta
– Azúcar

Vamos a empezar con la parte más divertida de la receta; la masa. Echamos en un bol grande la leche, el aceite, el bicarbonato y la sal. Movemos esta mezcla con un tenedor y vamos incorporándole poco a poco harina. Al principio se puede mover con el tenedor pero poco a poco habrá que amasarlo con la mano. Para saber cuánta harina echar, debéis tener en cuenta que la masa debe quedar con la textura que aparece en la foto.

DSC_0561

Otro truco para saber que la masa está lista es hacer una bola con ella y hundir un dedo levemente. Si la masa está preparada, la marca del dedo desaparecerá y la superficie de la masa quedará lisa en segundos. Una vez esté preparada la masa, se cubre con un paño limpio y la dejamos reposar el tiempo necesario para hacer el relleno.

En realidad, podéis rellenar las empanadillas de lo que más os guste… ¡La imaginación al podeeeeer! Yo he escogido este relleno porque me parece interesante saber reutilizar y reciclar los platos. La carne del cocido es una estrella gastronómica en potencia. Aunque, de entrada, es una carne seca, está llena de sabor y de posibilidades.

Empezamos picando muy finamente la cebolla, el ajo y el pimiento y los rehogamos a fuego lento. Mientras las verduras van tomando color poco a poco, desmenuzamos la carne del cocido para que queden trozos muy pequeñitos. Cuando las verduras estén levemente doradas, añadimos el tomate triturado y lo dejamos reducir. Salpimentamos e incorporamos un poco de azúcar si el tomate estuviera un poco ácido. Cuando la salsa esté en su punto, agregamos la carne del cocido muy desmenuzada y le damos un hervor.

Dejamos enfriar la farsa y rellenamos las empanadillas. Intentamos dejar la masa muy fina para que al freírlas quede crujiente.

DSC_0565

Aunque con esta masa las empanadillas también se pueden hornear, nosotros hemos decidido freírlas. Se fríen en aceite bien caliente y se sacan cuando estén doradas y bonitas.

DSC_0006

¡Ale! ¡Ahora toca chulear con los colegas en el próximo picnic! ¡Jejejejej! Aunque, siendo sincero, esta receta la puedes hacer en cualquier momento. Siempre quedas bien con unas empanadillas caseras. ¡Disfrutadlas!

¡Qué aproveche gamberros!

DSC_0026

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *