0

Mermelada de tomate. ¡I Love Tomate!

¡Hola gamberros! Hay pocos ingredientes que me apasionen tanto como el tomate. Me parece una fruta (sí, amigos, es una fruta) deliciosa, dulce, ácida… ¡Incluso me parece sexy! Además el tomate, para mi, está muy unido a la añoranza, a la niñez… Me trae recuerdos de cuando era un gorrión y le ayudaba a mi padre a coger los tomates de la huerta. En la temporada del tomate toda mi familia se reunía en la casa del pueblo y hacían cantidades industriales de salsa, que luego embotaban. ¡Era una auténtica fiesta! También recuerdo que mi madre me mandaba llevar a los vecinos cestas con tomate y era recibido como un auténtico campeón.

Y ahora, ha llegado el momento de seguir desgranado el recetario familiar. Con los tomates que estaban golpeados o demasiado maduros, mi madre hacía una riquísima mermelada que acompañábamos con quesos de sabores rotundos. Ahora que mi madre está mirando hacia otro lado os voy a revelar la receta sencillísima de esta original mermelada.

Mermelada de tomate

DSC_0743
Ingredientes
– 1 kilo de tomate muy maduro
– 200 gr. De azúcar
– Unas gotas de limón

¡Y ya no hay más ingredientes! Vamos a empezar quitándoles la piel a los tomates. Ponemos una cazuela con agua hirviendo y echamos los tomates a los que habremos hecho un corte en cruz en el culete. Los dejamos unos segundos en el agua y los sacamos a un baño invertido (esta expresión tan guapa y que yo estaba deseando utilizar significa que metemos los tomates en un cuenco de agua con hielo para detener la cocción). Pelamos los tomates y los troceamos.

Colocamos los tomates, el azúcar y unas gotas de zumo de limón en una cazuela y lo ponemos a fuego lento durante, más o menos, 45- 60 minutillos. Es recomendable removerlo bastante para que no se pegue en el fondo de la cazuela. El tiempo que mantengáis la mermelada en el fuego depende del espesor que queráis que tenga.

Es una mermelada perfecta para acompañar queso, caza, pavo, un buen solomillo o simplemente en una tostada. ¡La imaginación es el límite!

Como dicen por ahí que yo no soy un tío romántico, he presentado la mermelada de tomate en una bote en forma de corazón (¡Ooooooooh!) ¡Si es que en el fondo soy todo amor! ¡Jjajajajaj! ¡Bueno gamberrillos, espero que lo hagáis y que lo disfrutéis.

¡Qué aproveche gamberros!

DSC_0735

Salt&Pepper

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *