4

Dulce de Membrillo Casero

¡Hola gamberros! ¡Si nos hemos propuesto ser gamberros tenemos que llevarlo hasta las últimas consecuencias! ¿Se puede modernizar y convertir una simple tabla de quesos en todo un espectáculo para los sentidos? La respuesta es sí. A no hay nada que me parezca más especial que acompañar los quesos con un dulce de membrillo casero. Yo, en esta ocasión, lo he hecho con membrillos madurados en el propio árbol. Es uno de los privilegios de que mi padre tenga una huerta pequeñita. El dulce de membrillo es muy sencillo de hacer, queda delicioso y aguanta durante mucho tiempo. Es un acompañamiento perfecto para unos buenos quesos aunque yo confieso que me encanta comérmelo solo, con yogur, incluso con un buen jamón braseado.

Os voy a enseñar esta receta que he heredado de mi madre. Es importante que no alteréis las cantidades porque corréis el riesgo de que el dulce de membrillo no coja la consistencia adecuada para poderlo cortar. ¡Vamos a cocinar! 😉

Dulce de Membrillo Casero

dulce_membrillo_2

Ingredientes:

– 1 kg de membrillos
– 500 g de azúcar
– 25 ml de agua

Lavamos bien los membrillos y los cortamos para retirarles las pepitas. No tiramos las pepitas, las reservamos. Es recomendable no pelar los membrillos. Se pone la fruta troceada en una olla a presión junto con el azúcar y el agua. Se introducen las pepitas en una gasa y se ata. Se incorpora a la olla con el resto de los ingredientes. Se cierra la olla a presión y se tiene durante 3 minutos.

Una vez transcurrido este tiempo se abre la olla, se retira la gasa con las pepitas y se tritura el membrillo. Se deja reducir durante 30 minutos a fuego lento moviéndolo para que no se pegue en el fondo. Echamos la mezcla en moldes desechables de aluminio. Suelen tener en el fondo un pequeño dibujo que queda muy chulo a la hora de desmoldarlo. Esperamos a que la mezcla se enfríe sin tapar. Cuando se solidifique ya podemos taparlo y, por supuesto, consumirlo. Está verdaderamente rico.

A mí me parece que este dulce fantástico queda genial como centro de una tabla de quesos. Os recuerdo que las tablas de quesos también pueden ser muuuy gamberras. Yo, en esta ocasión, he acompañado los quesos con unos frutos rojos y unos frutos secos. Sed creativos, presentadlo de manera estética y apetecible. La idea es que cuando veas la tabla te parezca irresistible, casi pecaminosa… ¡No te pongas límites! ¡Y pásalo bien!

¡Que aproveche gamberros!

dulce_membrillo_1

Salt&Pepper

4 Comments

  1. mmmmm, que delicia! apenas mi planta me de membrillos hago esta receta. y para la mermelada lo que cambia es la proporción de agua?? gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *